Andalucía
Andalucía
0
Copy: Francisco Ruano

EL ACOSO ESCOLAR: UN PROBLEMA QUE REMEDIAR

El 7,5% de los niños y el 4,3% de las niñas fueron víctimas de acoso escolar en España en 2014. Además, el ciberacoso ha aumentado en los últimos años. Más de una quinta parte (el 24,7%) de las víctimas identificadas por la Fundación Anar en 2017 había sufrido ciberacoso, el 86,9% de ellas tanto fuera como dentro del centro escolar.

EL ACOSO ESCOLAR: UN PROBLEMA QUE REMEDIAR

El pasado mes de mayo, Amnistía Internacional sacó el Informe sobre Acoso Escolar en España. Un informe preocupante, ya que son miles de casos de acoso escolar entre los alumnos que no son denunciados por la falta de recursos tanto humanos como económicos para paliar este problema. El hecho de que estos casos no sean denunciados puede deberse, al mismo tiempo, a la desinformación al respecto de padres, madres y profesorado. Esto que implica el no saber si realmente se está presenciando un caso de acoso, y por tanto, no saber cómo actuar.

En Andalucía, como en el resto de España, el acoso escolar sigue estando presente. Este acoso es una forma de agresión o persecución de forma física, verbal o relacional, ejercida sobre la víctima de manera continua. Se basa en un desequilibrio de poder real o percibido que impide que la víctima se defienda. Podemos echar la vista atrás, y recordar las veces que hemos sido partícipes –ya sea actuando o presenciando- un acto de acoso de nuestros compañeros, alumnos, amigos, etcétera. En esos momentos, veíamos que esa persona era una víctima que lo estaba pasando realmente mal, pero no éramos conscientes de hasta dónde podían llegar esas acciones o el no hacer nada.

 Estas situaciones aunque nos puedan parecer cosas de niños y niñas, pueden tener una enorme repercusión en la vida de la persona afectada. El 7,5% de los niños y el 4,3% de las niñas fueron víctimas de acoso escolar en España en 2014. Además, el ciberacoso ha aumentado en los últimos años. Más de una quinta parte (el 24,7%) de las víctimas identificadas por la Fundación Anar en 2017 había sufrido ciberacoso, el 86,9% de ellas tanto fuera como dentro del centro escolar.
 Tenemos que empezar a dar una solución efectiva a este problema que sufren los niños y las niñas cuando van al colegio, el lugar donde cada uno de nosotros crecemos y nos desarrollamos como personas, sociabilizamos, reímos, aprendemos…, no debe de ser un infierno. Es por ello que, desde Amnistía Internacional Andalucía queremos exigir al gobierno que se tomen el problema en serio, porque no es una “cosa de niños”, es cosa de que los adultos tenemos que actuar para garantizar a los y las menores espacios libres de acoso escolar.

Para poder llegar a solucionar este problema, Amnistía propone establecer un sistema de denuncias que sea rápido, eficaz y hecho a medida de niños, niñas y adolescentes, para que se sientan escuchados, seguros y protegidos. Se necesita una formación adecuada del profesorado, para que sepan detectar e intervenir en los casos de acoso escolar en las aulas. Es necesario desarrollar programas de apoyo entre iguales, para que sepan detectar e intervenir en los casos de acoso escolar en las aulas. Urge saber reconocerlo en casa, es decir, hay que ayudar a los padres y a las madres a reconocer cuándo sus hijos sufren acoso y que sepan cómo pueden actuar. Y finalmente, se deben reunir datos tanto cuantitativos como cualitativos, y de deben recoger de manera más adecuada para conocer la realidad del acoso escolar en España.

Carmen Castán Baena, activista del equipo de MMCC de Amnistía Internacional Andalucía

Publicado en La Voz del Sur el 22 de junio de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *