Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana
0

NOBEL EN ECONOMÍA. LA POBREZA: EN BUSCA DE RESPUESTAS FIABLES NO IDEOLOGIZADAS

NOBEL EN ECONOMÍA. LA POBREZA: EN BUSCA DE RESPUESTAS FIABLES NO IDEOLOGIZADAS. Si bien el cierto el proverbio chino según el cual si se le da un pez a un hombre comerá hoy, pero si se le da una caña y le enseñamos a pescar comerá el resto de su vida, la pobreza en su […]

NOBEL EN ECONOMÍA. LA POBREZA: EN BUSCA DE RESPUESTAS FIABLES NO IDEOLOGIZADAS.

Si bien el cierto el proverbio chino según el cual si se le da un pez a un hombre comerá hoy, pero si se le da una caña y le enseñamos a pescar comerá el resto de su vida, la pobreza en su grado más alto de gravedad es tan terrible que solo el intento de mitigarla es de por sí una quimera. Sin acceso a la información, sin poder alimentar a los hijos ¿cómo se puede prosperar? Y al no poder alimentarlos “su salud se resiente, y al final tienes que vender la caña para comprar las medicinas al niño. Enseñar a un pobre a ordeñar una vaca no basta: falta la vaca”[1].

Abhijit Banerjee, de India (1961) y Esther Duflo, de Francia (1972), profesores en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y Michael Kremer, de EEUU (1956), profesor en la Universidad de Harvard, han sido galardonados con el Premio Nobel de Economía 2019 por sus contribuciones y su enfoque experimental para aliviar la pobreza mundial.  

El objetivo de estos economistas: “cambiar en profundidad la vida de los más pobres proporcionando a quienes toman las decisiones políticas los medios que permitan inventar y elegir las políticas más eficaces para ayudarlos a superar sus problemas”[2]. Y la novedad de su enfoque radica en considerar que la pobreza es un problema multidimensional que va más allá de la ausencia de recursos, insistiendo en que la carencia de capacidades y posibilidades es el verdadero escollo: condiciones de salud, exclusión social y financiera, como argumenta Amartya Sen (premio Nobel de Economía en 1998[3]). Duflo y Banerjee denuncian la confusión entre pobreza y economía pobre; un argumento que contradicen es el de que una economía pobre tiene interés económico[4].

Los galardonados se preguntan a qué tienen que renunciar las personas más desfavorecidas social y económicamente y a qué tienen que enfrentarse en su día a día. Un reto vital es la nutrición y otro decisivo es la mala calidad de la educación. Y su conclusión es que los cambios organizacionales y proyectos ad hoc son más efectivos que la concesión de microcréditos, por ejemplo, que no sirven para aumentar la inversión ni las condiciones de salud[5]. Kremer, pionero en estas investigaciones, llegó a la convicción de que los libros de texto y las comidas gratis no ayudaban a mejorar los resultados escolares, y Banerjee y Duflo concluyeron que lo más efectivo eran los programas de apoyo a estudiantes y docentes. A partir de ahí se ampliaron los trabajos de adopción de nuevas técnicas agrícolas, por ejemplo, y expusieron que una de las inversiones más rentables para los países en desarrollo era el acceso al agua potable. También pusieron de relieve la forma en que se concibe la educación en zonas muy pobres donde solo se hace gasto para un solo hijo.

Para la consecución de auténticos logros en la disminución de la pobreza se hace necesaria la cooperación de sector público y privado y que la lucha contra la pobreza se haga basándose en evidencias científicas. Una de las novedades del trabajo de estos científicos es la convicción de que si es preciso hay que saltarse la burocracia, ir casa por casa apuntando a los habitantes al suministro de agua potable sin esperar a que acudan a registrarse[6]. Se trata, al fin, de descomponer los problemas genéricos de la pobreza en problemas más concretos con el fin de aplicar soluciones cuya efectividad se puede medir más fácilmente[7].

¿Dónde radica, pues, la innovación de las investigaciones de estos tres economistas?

En centrarse en las causas primordiales de la pobreza con el fin de poder mitigarlas, en vez de enfocarlas desde la desigualdad y la redistribución que son planteamientos ideologizados y menos fiables.

Aunque no decimos ya erradicar sino mitigar la pobreza es tan complejo.

Estamos en crisis humanitaria permanente “que no puede resolverse con parches y limosnas gubernamentales. Se requiere una acción coordinada, inteligente y sostenida en el tiempo”[8].

Tal vez, la entrega a la investigación eficaz de estos tres economistas galardonados pueda abrir el camino para sacar a las poblaciones más vulnerables de las carencias vitales que son su pan de cada día.

 

EQUIPO COMUNICACIÓN COMUNIDAD VALENCIANA

 

[1] https://elpais.com/elpais/2015/05/14/ciencia/1431615451_988418.html

[2] https://www.elmundo.es/economia/2019/10/14/5da44741fc6c8354538b4590.html

[3] http://www.eumed.net/cursecon/economistas/Sen.htm

[4] Banerjee,A &Duflo,E. (2012). Poor Economics. New York: Public Affairs.

[5]https://elpais.com/elpais/2019/10/18/planeta_futuro/1571393124_472838.html?ssm=TW_CM_PF&hootPostID=46f0365dd094173cf57e178452d1bced

[6] https://elpais.com/economia/2019/10/14/actualidad/1571039274_238817.html

[7] https://www.elblogsalmon.com/economia/nobel-economia-2019-a-banerjee-duflo-kremer-resolviendo-pobreza-desigualdad

[8] https://elpais.com/elpais/2015/05/14/ciencia/1431615451_988418.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *