Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana

LA CONCILIACIÓN EN TIEMPOS DE LA PANDEMIA El acuerdo entre empleados y empleadores de manera que sea compatible la vida laboral con la asistencia a los hijos menores o con problemas de salud ha sido siempre necesario, y para conseguir este difícil equilibrio es indispensable partir de que la desigualdad entre hombres y mujeres sigue […]

LA CONCILIACIÓN EN TIEMPOS DE LA PANDEMIA

El acuerdo entre empleados y empleadores de manera que sea compatible la vida laboral con la asistencia a los hijos menores o con problemas de salud ha sido siempre necesario, y para conseguir este difícil equilibrio es indispensable partir de que la desigualdad entre hombres y mujeres sigue existiendo. Investigadores de la Universitat de València realizan un estudio que pone de manifiesto, por ejemplo, que el seguimiento escolar de los hijos suele desarrollarse prioritariamente por las madres y que se ven obligadas a realizar sus propias tareas por la noche o levantándose muy temprano[1].

Con la pandemia no ha habido más remedio que adaptarse al teletrabajo para las profesiones que lo permitían y la conciliación ha habido que reinventarla: los padres y madres han tenido que conciliar los horarios de trabajar con atender a los hijos, sus tareas y su ocio, mal que bien cada cual lo ha hecho lo mejor que ha podido, restando horas al sueño para poder hacer por la noche lo que durante el día no se ha podido. Pero eso no era lo peor. Ahora vamos pasando de fases y se retorna al trabajo pero no a los colegios, y miles de padres y madres se encuentran con la complicada situación de no tener con quién dejar a los pequeños. Queda descartado dejarlos a los sufridos abuelos, son de riesgo, ¿qué hacer? En los programas de radio se escuchan intervenciones, sobre todo de madres, que expresan su angustia: hay que volver al trabajo y los niños son demasiado pequeños para dejarlos solos. Se pregunta a los vecinos, tal vez tienen hijos mayores que podrían ganarse algún dinerillo cuidado de los pequeños. Pero todo es improvisado e inestable.

Es cierto que esta situación tan compleja era imprevisible. Pero una vez que haya finalizado volveremos al punto de partida. La conciliación laboral hay que atajarla de una vez por todas. Un paso que muchos empresarios no saben cómo abordar sin darse cuenta de que estudiando posibles soluciones van a poder ahorrarse absentismo laboral y conseguir una mejora en la productividad de la empresa y en el ambiente, una optimización de la gestión del tiempo (evitando el que se pierde en los desplazamientos) y un incremento del perfil corporativo de la empresa frente a la competencia. Hay soluciones sencillas que, incomprensiblemente, cuesta implementar como la flexibilización de horarios de entrada y salida, la disminución de las pausas estipuladas o un cómputo de horas mensuales que permitiría a las mujeres distribuir su tiempo de trabajo.

Por desgracia, la carga de ansiedad por la dificultad de conciliación sigue recayendo mayoritariamente sobre las mujeres, es innegable. Y mientras esta situación no se tome en serio se seguirá condicionando su desarrollo profesional que las aleja del mercado laboral y, por supuesto, les roba el poco tiempo que pueden dedicar al espacio personal. La brecha de género sigue abierta.

EQUIPO COMUNICACIÓN COMUNIDAD VALENCIANA

Imagen de congerdesign en Pixabay


[1] https://theconversation.com/teletrabajo-y-conciliacion-el-estres-se-ceba-con-las-mujeres-137023?fbclid=IwAR18a-TF2TU900gHJmHR1CLsVoh2d0Zgp5UnZgjEs0TNyNEODYMuZ79yQbU


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code