Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana

En el primer mundo estamos acostumbrados a tener a mano un servicio médico que, más rápido o más lento, satisface nuestras demandas. De hecho, tenemos unidades de alta tecnología que sacan adelante a pacientes con patologías complicadas, se hacen trasplantes sin problemas, etc. En España las leyes han propiciado una sanidad pública universal y gratuita […]

En el primer mundo estamos acostumbrados a tener a mano un servicio médico que, más rápido o más lento, satisface nuestras demandas. De hecho, tenemos unidades de alta tecnología que sacan adelante a pacientes con patologías complicadas, se hacen trasplantes sin problemas, etc.

En España las leyes han propiciado una sanidad pública universal y gratuita que no siempre es atendida por los gobiernos autonómicos como debieran. Son notorias las carencias en la Atención Primaria, que no disfruta de ese mínimo 25% del presupuesto en sanidad recomendado por la OMS[1].

Es llamativo el sistema sanitario de los Estados Unidos de Norteamérica, basado en los seguros privados pagados por los particulares o mayoritariamente por las empresas. No tiene una sanidad pública ni financia tratamientos, sin embargo se distingue por tener unidades punteras en tratamientos e investigación. Únicamente dispone de varias entidades para cubrir a cierta parte de la población. Por ejemplo, Medicare, que atiende a los mayores de 65 años tanto en hospitales como en atención ambulatoria, aunque algunos servicios suponen un pago. Medicaid es otro organismo que atiende a las personas sin recursos (cada Estado define quiénes entran en esta cobertura). Finalmente está el Children’s Health Insurance Program, que atiende a menores de 19 años y en algunos Estados también a niños migrantes y mujeres embarazadas.

Con la llegada de Obama al poder se modificó ligeramente la ley de coberturas sanitarias. Una novedad es la obligación de contratar un seguro médico individual o a través de una empresa y la ampliación de Medicaid para cubrir a las personas con ingresos superiores al 138% del umbral federal de pobreza de EEUU[2].

Pero la atención sanitaria es un derecho que no se atiende por igual en todas partes. La sanidad también es un derecho que va íntimamente vinculado a la alimentación, la vivienda y los servicios sociales.

De nada sirve tener un médico a mano si no podemos pagarle, o no podemos comprar los medicamentos o llevar a cabo el tratamiento indicado. Porque no en todas partes el acceso a la asistencia médica es “gratis” (pagado por los impuestos de los ciudadanos) o accesible (aunque haya que pagarlo).

Vamos a explorar qué sucede con la asistencia sanitaria en los países en vías de desarrollo.

En África encontramos, por ejemplo, a Sudán que está haciendo esfuerzos por proporcionar atención sanitaria a su población, a pesar de los graves conflictos que está viviendo. Para ello cuenta con la ayuda de la UNOPS (agencia de la ONU para el desarrollo que gestiona proyectos humanitarios) y la Agencia Italiana para la Cooperación y el Desarrollo. Se está construyendo un complejo hospitalario en Kassala, además de carreteras que faciliten el acceso al mismo[3]. No obstante, el 67% de los hospitales en la zona de conflicto estaba fuera de servicio a fecha del 31 de mayo de 2023, y en muchas áreas se han suspendido servicios críticos, como la atención a la salud materno infantil y el tratamiento a la desnutrición aguda grave[4].

Otro país africano con problemas en su sistema sanitario es Níger. Tiene un sistema llamado de “recuperación de costes” es decir de pago, con lo que una gran parte de la población no puede acceder a los servicios sanitarios, especialmente en las zonas rurales. Son las ONGs, como Médicos Sin Fronteras, las que intentan complementar las carencias que posee el Estado para llegar a la población más desfavorecida y, sobre todo a los niños, haciendo frente a los problemas de desnutrición[5].

En el caso de Sudáfrica coexisten el sistema sanitario público y el privado. El público atiende al 80% de la población, pero sólo financia el 40% del gasto (excepto menores de 6 años y embarazadas, para los que es gratuito). La atención privada es muy buena, pero muy cara. La red asistencial es buena en las ciudades, pero bastante deficitaria en las zonas rurales[6].

Si nos vamos hacia oriente, Singapur, por ejemplo, según la OMS es el país con mejor sistema sanitario de Asia. Una de las ventajas de este sistema sanitario es que tiene una base sólida en medicina preventiva y de la salud. Esto le hace mejorar la eficacia de los siguientes niveles.

Otro aspecto positivo es que está supervisado por el Ministerio de Salud, es un sistema de salud universal financiado con fondos públicos y administrado por el gobierno. Por otro lado podríamos considerar como desventajas del sistema: los bajos costos laborales (el personal médico está mal retribuido y sus horarios laborales oscilan entre 60 y 90 horas semanales), el depender en gran medida de las instituciones (enfocadas a la medicina preventiva y a la centralización), la atención a largo plazo resulta muy cara (especialmente en personas ancianas a pesar de los subsidios y tienen pocas opciones; los hospitales comunitarios o los hogares de ancianos) y hay que hacer largas colas para ser atendidos en el hospital (esta es una de las desventajas de un sistema de atención médica universal en general)[7].

En el caso de India, un país con cerca de 1400 millones de habitantes (algunos menos que China) y una densidad poblacional que la sitúa entre los diez países más densos del planeta, el sistema es complejo. Hace unos años más de 10 millones de trabajadoras estaban empleadas en programas o planes de atención a sus comunidades (nutrición, salud, etc.). Bajo la Misión Nacional de Salud trabajan alrededor de un millón de trabajadoras sanitarias comunitarias que proporcionan atención materna, cuidados neonatales e infantiles, vacunaciones, planificación familiar y otros servicios básicos, pero no son reconocidas como profesionales y no reciben un salario mínimo ni seguridad social, sino incentivos u honorarios tan escasos como unos 12,5 euros al mes.

Hace unos años (2018-19) el gobierno anunció un nuevo programa de protección sanitaria que cubrirá los gastos de hospitalización (hasta unos 6250 euros) al año por familia a unos 100 millones de familias. Pero además el Estado solo cubre la hospitalización para una lista de procedimientos, y el tratamiento puede proporcionarse en instalaciones públicas o privadas, lo que favorece la progresiva privatización de los recursos. Esto hace que muchas enfermedades infecciosas, crónicas y otras que requieran un tratamiento prolongado u hospitalario, no estén cubiertas[8].

Otro sistema bastante complejo es el chino. En China los hospitales se dividen en tres niveles de atención, el 3 el de mayor calidad y el 1 el de peor y cada uno de ellos se divide en otros tres subniveles. A (el mejor) B y C (los peores). Incluso hay casos de hospitales calificados como 3A+ (son los que mejores tratamientos pueden dar). Con la liberalización de la economía, los servicios que antes eran prácticamente gratuitos, en estos momentos van siendo más caros a medida que sube la categoría del hospital, puesto que también van siendo comprados por grandes empresas, con lo que los costes para los pacientes se equiparan a los occidentales. Al tiempo que los servicios se privatizan, el personal médico pasa de ser fijo (trabajando para el Estado) a depender de los contratos, generándose inseguridad laboral.

En el año 2002 China tenía un total de 306.000 organizaciones médicas y de cuidados de la salud. De ellas unas 63000 eran hospitales, 219.000 eran hogares de ancianos y 22.000 se repartían entre otras categorías. En esa época el uno por ciento de estas organizaciones eran privadas[9].

Actualmente el sistema público tiene tres tipos de cobertura médica (pública pero no gratuita), el seguro para trabajadores de áreas urbanas (que lo pagan mayoritariamente las empresas), el seguro para residentes en áreas urbanas (que cubre a los que no trabajan y lo cubre el estado) y el seguro cooperativo para las zonas rurales. Los dos primeros cubren a unos 300 millones de personas cada uno, mientras que el tercero cubre a más de 800 millones. Entre médicos y enfermeros hay más de 4,5 millones. Por término medio los pacientes tienen que pagar más del 30% de los gastos médicos (la Organización Mundial de la Salud recomienda un máximo del 20%), y los precios por tratamientos de enfermedades más allá de la atención primaria son tan altos que una gran parte de la población no se los puede permitir. Lo mismo sucede con los precios de los medicamentos (por ejemplo, para el tratamiento del cáncer, esto hace que en algunas zonas la tasa de supervivencia sea del 30%)[10].

En el siguiente blog continuaremos explicando las particularidades del sistema de salud en el mundo, un derecho humano que debería obligar a formular y aplicar leyes que garanticen el acceso universal a unos servicios de calidad que subsanen las causas de las disparidades en materia de salud, incluidas la pobreza y la discriminación.

La salud no es un privilegio sino un derecho.

Imagen de OpenClipart Vectors en Pixabay

EQUIPO DE COMUNICACIÓN AMNISTÍA INTERNACIONAL COMUNIDAD VALENCIANA

Maite Redondo Jiménez

Email:  medios.comunidadvalenciana@es.amnesty.org

Web :

https://blogs.es.amnesty.org/comunidad-valenciana/

Twitter : @AmnistiaCV

Instagram : @amnistiacomunidavalenciana

Facebook : @amnistiainternacionalcomunidadvalenciana

Ivoox :

https://www.ivoox.com/escuchar-amnistiamedioscv_nq_865634_1.html

Amnistía Internacional Valencia

c/Carniceros, 14, bajo, derecha

46001 Valencia

(34) 96 3913984


[1] https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/espana/derecho-salud/

[2] https://www.expat.com/es/guia/america-del-norte/ee-uu/19136-el-sistema-de-salud-en-estados-unidos.html

[3] https://www.unops.org/es/news-and-stories/news/supporting-quality-healthcare-services-in-sudan

https://www.unops.org/es/news-and-stories/news/improving-access-to-healthcare-services-in-eastern-sudan

[4] https://news.un.org/es/story/2023/08/1523602

La guerra, el hambre y las enfermedades pueden acabar con Sudán | Noticias ONU (un.org)

[5] https://www.msf.es/noticia/niger-la-falta-acceso-la-salud-una-las-principales-causas-la-crisis

Níger : La falta de acceso a la salud es una de las principales causas de la crisis | Médicos Sin Fronteras (msf.es)

[6] https://fundacionio.com/viajarseguro/paises/sudafrica/informacion-sanitaria-sudafrica/

[7] https://idealmedhealth.com/es/pros-y-contras-del-sistema-de-salud-de-singapur/

[8] https://world-psi.org/es/desafios-que-plantea-el-sistema-sanitario-de-la-india

https://cnnespanol.cnn.com/2021/04/29/catastrofe-sanitaria-en-la-india-asi-fue-como-el-pais-llego-al-peor-momento-de-la-pandemia-de-coronavirus/

[9] https://www.china-health-insurance.com/es/resources/articles/health-system-and-services/

[10] https://www.telecinco.es/noticias/internacional/sistema-sanitario-chino-ni-publico-universal_18_2892495105.html