Extremadura
Extremadura

Artículo 6. Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica. Hola, me llamo Virginia, desde Cáceres. Y en el apartado de Derechos Humanos y su música he querido elegir la canción del grupo extremeño Tam Tam Go titulada “Espaldas mojadas”. Hace referencia al artículo 6 de los Derechos Humanos, […]

Artículo 6. Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

Hola, me llamo Virginia, desde Cáceres. Y en el apartado de Derechos Humanos y su música he querido elegir la canción del grupo extremeño Tam Tam Go titulada “Espaldas mojadas”. Hace referencia al artículo 6 de los Derechos Humanos, el cuál afirma que toda persona tiene derecho a su reconocimiento jurídico allá en el país en el que esté. Esta canción fue gran éxito en 1990 y ayudó a visibilizar una situación que ocurre día tras día, año tras año en la frontera entre Estados Unidos y México, más concretamente en el estado de California. Entre ambos países hay un río, llamado Río Bravo. Éste río desde 1848 es oficialmente una frontera natural entre ambos países. Por lo tanto, los espaldas mojadas son aquellas personas que consiguen pasar ese río y entrar a Estados Unidos. El término de “espaldas mojadas”, es un término peyorativo que utilizan los norteamericanos para referirse a las personas latinoamericanas, en su gran mayoría mexicanas y consiguen quedarse en Estados Unidos para vivir, para encontrar un trabajo, y una vida mejor. Tal y como dice la canción, que es muy sencilla y muy breve, afirma que deja un mundo atrás, deja su país, deja su familia, deja malos momentos, pero que va a buscar algo mejor, una vida mejor. Y aunque sepa que le llaman espaldas mojadas, seguirá para adelante aunque el metal acabe con su vida. Y aunque el metal acabe con su vida, les recuerda a su gente que les quiere y que le recuerden por todo aquello que ha sido y lo que quería conseguir. Espero que os guste mucho esta canción, bueno en su momento me pareció curiosa y ahora que lo veo desde otro punto de vista, me ha parecido interesante volver a rescatarla desde el punto de vista de los Derechos Humanos. Espero que os guste. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code