Castilla y León
Castilla y León
0
Sheila

“Algunos sanitarios tuvieron que ponerse bolsas de basura para entrar en las habitaciones, eso era su protección”, Sheila Felipe, enfermera de la unidad COVID-19

La situación durante la primera ola fue desbordante. La falta de material hizo que mucho personal sanitario se contagiara al entrar atender a los pacientes. Sheila Felipe, enfermera de la unidad COVID-19 en el Hospital Clínico de Salamanca, reconoce que algunos sanitarios amenazaron con negarse a entrar a una habitación por la escasez de medios de la que disponía. Aunque al final, siempre se acababa atendiendo a todos los pacientes de la mejor manera posible. “Era una situación muy frutaste”, relata la enfermera.

Sheila acabó la carrera de enfermería y su primera experiencia laboral fue directamente en la unidad COVID-19. Una situación que le ha brindado la oportunidad de poder trabajar, pero en la que, en ciertas ocasiones, se ha sentido desprotegida por parte del Sistema Sanitario.

Considera que cada una de las olas ha sido un aprendizaje nuevo. “Han hecho que el poco tiempo que llevo, vaya aprendiendo despacio pero bien. Con cada ola, he ido mejorando la técnica de ciertas cosas, aprendiendo a diferenciar otros síntomas de los pacientes”, apunta la sanitaria.

Respecto a como ha sido la concienciación de la sociedad, durante este ya casi primer año de pandemia, Sheila se muestra desilusionada y decepcionada con la población. “De la primera ola a la segunda, sí que hubo una concienciación; pero de la segunda a la tercera, no. En navidades, nadie estaba concienciado”

Sin días de descanso y el doble de pacientes, Sheila se suma a la angustia y la frustración de los miles de sanitarios que luchan diariamente contra el COVID-19 en nuestro país.

EL COVID-19 DESDE PRIMERA LÍNEA

¿Cómo fueron los primeros días de la pandemia?

Yo empecé directamente a trabajar en la unidad de COVID-19 cuando decretaron el estado de alarma. La primera noche estaba la planta vacía; pero de repente, empezaron a llegar pacientes, fue tal la situación que en un momento igual entraron once personas juntas. Fue un caos. No sabíamos qué hacer porque no nos habían dado la información suficiente. Estábamos muy perdidas, tanto yo que era nueva como mis otras compañeras que ya llevaban más tiempo. No teníamos ni idea de cómo reaccionar ante los pacientes.

¿Cómo lo vivisteis tú y tus compañeros y compañeras sanitarias?

Con mucho estrés y mucho cansancio. La gente estaba muy irascible. La comunicación faltaba por todas partes. Nadie sabía nada. Lo que hoy valía igual mañana no.

¿Qué recuerdo, tanto bueno como malo, destacarías de esta situación?

Bueno, que hemos aprendido a respetarnos los unos a los otros y a trabajar más equipo. Malo, la cantidad que personas que han muerto sin poder hacer nada para evitarlo.

¿Algún acto o historia que te haya emocionado especialmente?

A los pacientes no nos daba tiempo casi a conocerlos porque era una situación en la que tenías que ir de un lado a otro. Lo que sí me sorprendió mucho es que tu entrabas y hacías tu ronda normal y esa persona estaba bien, pero cuando volvías a entrar, a lo mejor a la media hora, esa persona ya no estaba, se había muerto. Así de repente, sin avisar y sin nada. Eso, al final, a nosotras nos chocó muchísimo.

¿Cómo fue el vinculo que creasteis con los pacientes?

Yo creo que más con los pacientes lo creamos con los familiares, porque los pacientes no tenían la situación adecuada como para poder trasmitirte nada, algunos ni si quiera te hablaban. En el caso de las familias, se pusieron en contacto con nosotras y los dueños de la televisión del hospital la dejaron gratis para poder hacer videollamadas y así por lo menos, se quedaban más tranquilos. Algunos pacientes no se enteraba de mucho, pero los que estaban más conscientes se emocionaban.

¿Qué aprendizaje has sacado de todo esto? 

Que la vida es muy corta, que hay que disfrutarla; pero que ahora mismo estamos en un momento de responsabilidad social, en el que todos debemos de aportar un poco para que esto se acabe pronto y volvamos a nuestra vida de antes.

CONSECUENCIAS DEL COVID EN LA GESTIÓN SANITARIA

¿Cómo crees que ha afectado la austeridad al Sistema público de salud para hacer frente a la crisis COVID?

Muy mal. En la primera ola, muchos compañeros se contagiaron porque no teníamos recursos. Algunos sanitarios tuvieron que ponerse una bolsa de basura para entrar en las habitaciones y eso era su protección, una bolsa de basura. No había guantes, y en el caso de que hubiera igual era de una talla que no le entraba a nadie. Trajes de protección brillaban por su ausencia. Yo me puse dos o tres. Las gafas de protección se perdían o te las robaban. La gente se llevaba paquetes de mascarillas enteros, dejándonos a nosotros sin nada. Por ejemplo, yo la pantalla protectora me la he comprado de mi dinero, porque la única que nos dio el hospital, me la robaron

¿Se han dejado de atender otras patologías, incluidas graves, con el consiguiente aumento de las listas de espera?

Sí, por supuesto. Se ha dejado de atender muchas patologías sobre todo las del cáncer, que son de las más importantes. Esto es un problema muy grave, ya que en el momento en el que se pase una semana sin atender, eso evoluciona solo. Pero, además, también se ha dejado atrás los pacientes con problemas cardíacos, infartos, ictus, etc. Ha sido una cadena que ha hecho que cuando se acabó la primera ola, la gente viniera al hospital muy mal. En algunos casos, ya no había nada que hacer.

¿Crees que actualmente hay gente que sigue sin ir al médico por miedo a contagiarse?

Sí, sin ir al médico y sin ir al hospital, a pesar de tener de citas.

¿Considera que después del reconocimiento por parte del Gobierno y de la población en general del trabajo de los sanitarios, cambiarán a mejor vuestras condiciones laborales? ¿Se os valorará más o estamos viviendo un espejismo?

Yo creo que el reconocimiento fue momentáneo y en cuanto se pasó la ola, volvió a cambiar. Ahora que estamos atravesando esta tercera ola, volveremos a ser los héroes; pero en cuanto acabé, será igual. No se valora lo suficiente.

Respecto a lo laboral, no creo que la cosa cambie. Los contratos van a continuar siendo precarios, como venían siendo antes y lo son ahora igualmente.

Sheila en la unidad COVID-19 en esta tercera ola.

RECURSOS MATERIALES

En la primera ola, ¿se reutilizaban materiales?

Sí. En la teoría, tu tenías que usar unos guantes nuevos por cada paciente, pero llegó un momento, en el que eso no se podía hacer. Entonces, lo que hacíamos era darnos mucho gel. Esto nos lo proporcionó la Facultad de Farmacia, porque sino tampoco había gel. Así que nos tocaba trabajar con los mismos guantes y con el mismo traje para todos. En algunas ocasiones, entrando al lugar donde había pacientes que eran posibles positivos con el traje ya contaminado de los positivos porque no había otra manera.

A nivel emocional, ¿cómo vivisteis esta situación?

Fue frustrante, porque yo como profesional sanitaria también tengo mis derechos. Por eso, no iba poner mi vida en riesgo y la de mi familia, si no contaba con una protección para poder entrar en una habitación. Algunos sanitarios amenazaron con negarse a entrar si no tenían el material adecuado; pero al final, entraban y hacían su trabajo lo mejor posible.

Actualmente, ¿el número de EPI y de recursos son suficientes?

Sí, ha aumentado el número de recursos. Si que es cierto que en la primera ola estaba el hospital completamente lleno. Actualmente, nos dan cuatro o seis por turno.

En la primera ola para trabajar teníamos la FPP2 que nos la cambiamos cada cinco días. Así que muchos días, me llevaba una mía propia para así sentirme más segura. Ahora, en cambio, nos dan una a diario.

¿Cree que la falta de material ha contribuido eso al contagio de personal sanitario?

Sí, en la primera ola se contagió la mitad mi planta. Sin embargo, en la segunda no hubo tantos contagios. Pero en la primera, fue masivo.

Respecto a los test, ¿se han llevado a cabo los test para garantizar que todo el personal sanitario estaba sano, no sólo quienes tenían síntomas?

Eso se desestimo en la primera semana. Al principio, cuando había un paciente positivo, te decían de hacerte la prueba; pero luego, Salud Laboral dijo que no, que nosotros teníamos nuestra protección individual, a lo que llaman mascarilla, y que como teníamos la mascarilla y los guantes con eso era más que suficiente.  Algo que no entiendo, porque para tratar un paciente covid es necesario un EPI. Por ejemplo, si en una planta “limpia” sale un paciente covid, yo no tengo un EPI, tan sólo la mascarilla y unos guantes; pero, tienes que seguir trabajando, porque tienes esa protección necesaria según ellos y no se precisa que te hagan ninguna prueba.


EL PAPEL DE LA ATENCIÓN PRIMARIA

¿Cómo ves la atención telemática?

Yo considero que no es bueno ni para el paciente ni para el personal sanitario. A estos últimos, se les está sobrecargando, porque ellos tienen una función y no es la telefónica. Además, tampoco puedes diagnosticar adecuadamente, porque no los ves.

¿Cuál ha sido el papel de la atención primaria en esta crisis sanitaria? ¿Cuál debe ser el papel de cara al futuro?

En esta crisis sanitaria, han tenido un papel sobre todo de rastreo, de mandar casos graves de COVID-19 al hospital y de atender también a residencias. En un futuro, considero que se encargarán del cribado, de vacunación y, sobre todo, espero que de la educación sanitaria para que esto no se vuelva a repetir.

Los equipos de “rastreadores” que se han formado ¿considera que cuenta con las suficientes personas y medios?

Yo creo que debería haber más, el problema es que no existen. Entre el hospital y los centros sanitarios, algunas bolsas de trabajo, como las de enfermería, están vacías. No hay suficiente personal y el que había en Castilla y León no ha sido tratado como debería y se han ido para otras comunidades.

TOMA DE CONCIENCIA

¿Qué pedirías a las autoridades, tanto autonómicas como centrales?

Que se pongan un poco de acuerdo, porque unos quieren hacer una cosa y otros quieren otras. Al final, nos tiene a todos los ciudadanos mareados. Añadiría también que se le den más importancia a la sanidad, porque siempre es un sitio en el que se recorta y cuando viene cosas como estas, es donde se ve las carencias que ha habido

Y a la sociedad, ¿qué mensaje le dirías para concienciarlos?

Que ya tendremos tiempo de salir de fiesta, de quedar con nuestros amigos y de volver a la vida de antes; pero ahora lo importante para volver a todo ello es quedarnos en casa. No montar fiestas, ser responsables, usar la mascarilla y no juntarse muchas personas. Al final, toda nuestra vida depende de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code