Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana

EL COLTÁN Estamos habituados a usar nuestros smartphones sin preguntarnos si al usarlos estamos favoreciendo la violación de derechos humanos. Y cuando lo pensamos no tenemos claro si tenemos alguna responsabilidad en ello. El problema de los smartphones que usamos en occidente no es que estén manchados de sangre. El problema es que no queremos […]

EL COLTÁN

Estamos habituados a usar nuestros smartphones sin preguntarnos si al usarlos estamos favoreciendo la violación de derechos humanos. Y cuando lo pensamos no tenemos claro si tenemos alguna responsabilidad en ello.

El problema de los smartphones que usamos en occidente no es que estén manchados de sangre. El problema es que no queremos saber cómo participamos en hacer que se manchen de sangre.

El Congo[1], el país africano más afectado por la producción sangrienta del coltán, mineral imprescindible para el funcionamiento de los smartphones[2], es un país con 120 grupos armados que viven de la extracción de este mineral[3]. El coltán facturó algo más de 300 millones de euros en 2018[4].

Todos los dispositivos electrónicos necesitan para su fabricación este mineral color negro pizarra, “un mineral escaso y muy preciado. República Democrática de Congo posee el 80% de las reservas mundiales de este nuevo oro negro[5].

A los grupos armados no les importan las personas, son inhumanos. Para lograr el control de las minas violan indiscriminadamente a mujeres y niñas, secuestran niños para convertirlos en soldados, cometen masacres masivas sobre la población civil.

En la República Democrática del Congo se conjugan los intereses económicos en torno a sus preciados recursos naturales, las tensiones étnicas, el tráfico de armas para abastecer a los grupos armados, una justicia inoperante que fomenta la impunidad y la misión de la ONU incapaz de proteger a la población civil[6].

¿Y quién financia a estos grupos? Occidente, comprándoles su producción de coltán a pesar del modo en que se obtiene. Y esa población civil masacrada, utilizada, explotada, quiere huir de esos lugares. ¿Adivinas a dónde se dirige?

 

EQUIPO COMUNICACIÓN COMUNIDAD VALENCIANA

 

Foto: Pixabay SplitShire

 

[1] La República del Congo es una ex colonia francesa. Tras la independencia en 1960, la antigua región francesa de Medio Congo se convirtió en la República del Congo.

https://www.ecured.cu/Rep%C3%BAblica_del_Congo

Sobre derechos humanos en el Congo:

https://www.amnesty.org/es/countries/africa/congo/report-congo-republic-of/

[2] La palabra coltán es una abreviatura de columbita-tantalita. Se le menciona en los medios como responsable indirecto (en parte) de la atroz guerra crónica que sufre la República Democrática del Congo (donde se hallan las mayores reservas mundiales de coltán).

http://www.mundodigital.net/coltan-o-coltan-el-mineral-de-componentes-electronicos/

[3]El Congo tiene todo lo que la economía mundial necesita, esa es su tragedia.
En el periodo portugués, tenía esclavos. […] Después tuvo marfil. Luego cobre, un elemento muy importante durante la revolución industrial […] Y a finales del siglo XIX, cuando los neumáticos fueron inventados, Congo tenía caucho. […] tenía uranio para bombas atómicas. Las bombas de Hiroshima y Nagasaki estaban hechas con uranio del Congo. […] Ahora tiene coltán.
https://www.elmundo.es/papel/cultura/2019/06/16/5d0371c5fdddff37418b458a.html

[4] Según datos de United States Geological Survey (USGS).

https://elpais.com/economia/2019/04/12/actualidad/1555080538_931034.html

[5] https://www.elindependiente.com/futuro/2018/02/04/coltan-congo-antonio-pampliega/

[6] https://www.es.amnesty.org/actua/acciones/conflicto-rdc/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *