Extremadura
Extremadura

Este año la reunión que solemos celebrar antes de vacaciones, como cierre de curso y despedida hasta septiembre, ha sido muy especial. En primer lugar, porque nos hemos podido reencontrar las personas que formamos parte de AIEx, tanto de los grupos locales de Badajoz y Cáceres como de los distintos equipos de la Entidad Autonómica. […]

Este año la reunión que solemos celebrar antes de vacaciones, como cierre de curso y despedida hasta septiembre, ha sido muy especial. En primer lugar, porque nos hemos podido reencontrar las personas que formamos parte de AIEx, tanto de los grupos locales de Badajoz y Cáceres como de los distintos equipos de la Entidad Autonómica. Aunque con algunas ausencias, por motivos laborales o personales, ha sido un placer podernos ver las caras y charlar en directo, sin una pantalla de por medio. En segundo lugar, por el marco incomparable en el que ha tenido lugar: el paseo junto al río Albarregas y el acueducto de los Milagros, una joya arquitectónica de las muchas que podemos ver en Mérida.

El encuentro, como no podía ser de otra manera, transcurrió entre lo lúdico y lo reflexivo. A la alegría del reencuentro, le sucedieron una serie de actividades que nos permitieron debatir sobre muchas de las cuestiones que nos ocupan en Amnistía Internacional y que nos permitió confrontar ideas y refrescar la charla en vivo, que es tan necesaria.

La reunión finalizó con un pícnic, que puso el broche final a este feliz encuentro. Quedamos emplazados para vernos en septiembre toda la familia amnistiosa extremeña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.