Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana

NUESTROS VAQUEROS DESGASTADOS,  SUS PULMONES DESGASTADOS   Hace tiempo que no se habla de la toxicidad en la fabricación de una parte de nuestra ropa de moda ni del sacrificio humano invertido en millones de prendas. El tema estuvo presente en los medios y poco a poco, como ocurre con tantas noticias, se difumina. Por […]

NUESTROS VAQUEROS DESGASTADOS,  SUS PULMONES DESGASTADOS

 

Hace tiempo que no se habla de la toxicidad en la fabricación de una parte de nuestra ropa de moda ni del sacrificio humano invertido en millones de prendas. El tema estuvo presente en los medios y poco a poco, como ocurre con tantas noticias, se difumina.

Por el 2012 se hablaba de “vaqueros mortales” por la técnica del sandblasting en Bangladesh, el acabado de la mayoría de los vaqueros que ofrecen un look “desgastado”. El envejecimiento artificial del vaquero se consigue proyectando chorros de arena a alta presión sobre la tela vaquera[1]. Pese a que marcas internacionales de renombre abandonaran la técnica en sus cadenas de producción, nos cabe la duda de si se sigue utilizando en lugares menos conocidos. La técnica manual supone el riesgo de contraer silicosis, pero la mecánica también porque el chorro de arena no se aplica en compartimentos estancos y los equipos de seguridad no son fiables para impedir la inhalación del polvo de sílice.

Parece ser que resulta difícil conseguir los efectos deseados de acabado de desgaste sin recurrir al chorro de arena y, por ello, la prohibición no se ha cumplido estrictamente.

Pero la cuestión de la explotación en las fábricas de ropa no se limita a desgastar vaqueros. La explotación laboral en las fábricas asiáticas es más vasta. Denuncias de menores trabajando en crueles condiciones, por ejemplo. La cuestión es la complejidad del control de los proveedores. Los grandes emporios (cf.Inditex) cuentan con miles de ellos, que fabrican diversas partes de la ropa, como pueden ser botones o cremalleras, etc. La fábrica que confecciona una prenda se abastece a su vez de muchas otras fábricas, y se hace complejísimo seguirles la pista aunque se reclame que las empresas revelen sus cadenas de suministro.

Una simple camiseta puede pasar por varios países antes de que la veamos expuesta en la tienda. Algodón de Etiopía, cosida en China, etc. un largo camino por estados de explotación humana en India, Pakistán, Bangladesh …

Cuando hemos leído mucha información sobre el tema, al comprar una prenda podemos preguntarnos por qué manos ha pasado, qué esfuerzo vital ha significado hasta que la pagamos en la caja y salimos tan contentos. La deslocalización es lo que impera, a cuenta de la explotación, de condiciones precarias de trabajo, de salarios mínimos sin derechos. En algunas fábricas se instala una especie de semáforo: si está en verde, es que se está cumpliendo con el ritmo previsto, si está en naranja, significa que va por detrás del ritmo y debe correr. Si el rendimiento es bueno, ganan en torno a un euro a la hora. Un salario de miseria incluso para Camboya[2]. En otras partes, miles de hombres abandonan sus familias y se endeudan para viajar en trenes atestados con el objetivo de ser contratados en trabajos esclavizantes[3]. Asia es el continente que concentra el mayor índice de víctimas de trabajo forzoso en el mundo[4].

Y el oscurantismo que opera en la producción textil afecta también al medio ambiente, las sustancias tóxicas empleadas en los tintes, por ejemplo.

Compramos una prenda, barata o cara, e ignoramos su precio en coste vital. Y no nos limitemos a pensar en la ropa que llevamos, la alfombra que pisamos puede haber sido tejida en condiciones de esclavitud, sin contrato y en ambientes insalubres.

¿Hablamos de trabajo infantil? Prohibido por ley en la mayoría de los países del mundo, pero existente en algunas de las zonas más pobres del planeta. Hay reclutadores de niños y niñas que convencen a los padres de que cobrarán un buen salario, que tendrán alojamiento y comerán tres veces al día. La verdad es que les pagarán un sueldo de miseria, vivirán en condiciones insalubres y comerán poco y mal.

Y nos creemos que esto solo pasa muy lejos de nuestros hogares. Muchas mujeres italianas trabajan para grandes firmas de moda en casa, sin contrato laboral y con pagos bajísimos[5]. El trabajo “casero” es un elemento fundamental de la cadena de suministro de la moda, corriente en China o Vietnam. Europa tiene una de las tasas más altas de trabajo forzoso y esclavitud, con 8,7 millones de personas que todavía son sometidas a esta grave violación de sus derechos humanos[6].

En algún momento se volverá a hablar en los medios del tema de la explotación de los seres humanos en beneficio de la industria textil. Basta con que se publique un artículo con gancho con imágenes impactantes para que muchos sigan después echándose las manos a la cabeza por la terrible situación de la esclavitud en este campo.

Las autoridades de todo el mundo deben garantizar que todas las personas disfruten de sus derechos humanos, en condiciones seguras, sin menoscabo de su integridad física, mental y emocional, así como tomar medidas efectivas que impidan y prevengan la trata de personas y el trabajo forzoso[7].

Mientras tanto, seguimos comprando los vaqueros desgastados y las camisetas de colores.

¿Podemos hacer algo?

 

 

 

Algunas referencias:

https://www.abc.es/espana/castilla-leon/abci-camiseta-pasa-siete-paises-muchos-casos-explotacion-infantil-antes-venderse-201804211350_noticia.html

https://www.elnortedecastilla.es/valladolid/horas-trabajo-euro-20180421205231-nt.html

https://www.eldiario.es/desalambre/Espana-venden-partes-productos-esclavos_0_776223196.html

http://www.itfashion.com/moda/la-explotacion-laboral-en-la-moda-es-un-secreto-a-voces/

 

[1] https://ropalimpia.org/noticias/vaqueros-mortales-las-marcas-de-moda-siguen-utilizando-el-sandblasting-en-fabricas-de-bangladesh/

[2] https://www.xlsemanal.com/conocer/sociedad/20181127/industria-textil-trabajadores-explotacion-laboral-condiciones-mujeres-asia.html

[3] https://www.lavanguardia.com/cultura/20180111/434198848911/machines-dura-realidad-fast-fashion-industria-textil-india.html

[4] https://www.amnistia.org/ve/blog/2018/11/8657/estados-deben-detener-el-trabajo-forzoso-y-la-esclavitud-en-el-mundo

[5] https://www.elfinancierocr.com/desde-nueva-york/la-explotacion-laboral-de-las-marcas-de-lujo/U3XK7SSQD5EXFJ3EJUCCYQDIQI/story/

[6] https://www.amnistia.org/ve/blog/2018/11/8657/estados-deben-detener-el-trabajo-forzoso-y-la-esclavitud-en-el-mundo

[7] https://www.amnistia.org/ve/blog/2018/11/8657/estados-deben-detener-el-trabajo-forzoso-y-la-esclavitud-en-el-mundo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *