Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana

LA CERCANÍA DE AMNISTÍA INTERNACIONAL La vida en sociedad es posible gracias a la comunicación y el ser humano posee múltiples formas de realizarla además del lenguaje verbal. El simple hecho de situarse en un determinado lugar en el espacio respecto a las demás personas es también una forma de comunicar, es decir que el […]

LA CERCANÍA DE AMNISTÍA INTERNACIONAL

La vida en sociedad es posible gracias a la comunicación y el ser humano posee múltiples formas de realizarla además del lenguaje verbal. El simple hecho de situarse en un determinado lugar en el espacio respecto a las demás personas es también una forma de comunicar, es decir que el uso que una persona hace del espacio personal y la distancia que establece entre ella y los demás también comunica.

Una rama de la semiótica, la proxémica, estudia esta forma de comunicación, el empleo de las distancias y la existencia o ausencia de contacto físico. Según las culturas esta distancia es mayor o menor, los británicos, por ejemplo, establecen una mayor distancia que los españoles. Se distingue entre culturas de alto y bajo contacto según las distancias que las personas establecen entre ellas.

Es evidente que, aunque cada persona posee su propia sensibilidad respecto a las distancias interpersonales, existen ciertas medidas estandarizadas[1] y se distingue entre distancia íntima (15/45cm) entre familiares y amigos, distancia personal (46/120cm) entre compañeros de trabajo, por ejemplo, distancia social (120/360cm) entre personas poco conocidas o extrañas y distancia pública (superior a 360cm) para hablar en público.

Ahora bien, ¿qué ha sido de estos estándares desde que la pandemia vino a interponerse entre nosotros y los demás? ¿Qué ha sido de los dos besos (o tres según la nacionalidad) cuando nos encontramos con los amigos? ¿Qué ha sido de la conversación íntima, cerquita, cuando dos amigas desean comunicarse sus vivencias? Las nuevas normas sociales establecen una distancia de seguridad de un metro y medio; difícil de entablar una conversación íntima con ese abismo. ¿Y qué es del trabajo de las personas voluntarias que ayudan a mitigar la tristeza de quienes se sienten solas? La pandemia ha venido para cambiar no solo nuestro día a día sino nuestra forma de relacionarnos con las demás personas. No podemos socializarnos tanto como antes y gestionar el tiempo libre puede llevarnos a descubrir otras formas de tomar contacto con el mundo y, de paso, humanizarnos más.

Amnistía Internacional ofrece múltiples posibilidades de esa nueva forma de contacto apostando por el derecho a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas de abusos, como juicios injustos, defendiendo a quienes son más vulnerables, haciendo campaña contra la tortura y los malos tratos, defendiendo la dignidad de las personas, protegiendo el derecho de todas las personas a expresarse libremente.

¿Cómo?

Firmando nuestras acciones

https://www.es.amnesty.org/actua/acciones/

Haciéndose activista

https://www.es.amnesty.org/actua/voluntariado/

Haciéndose socio/a

https://crm.es.amnesty.org/unete-a-amnistia/?origen=menu

Haciendo un legado

https://www.es.amnesty.org/actua/legados/

Cualquier forma es buena para acercarse a quienes lo necesitan y ahora que la distancia física se impone existen otras formas de acercamiento humano.

EQUIPO COMUNICACIÓN COMUNIDAD VALENCIANA

E.Sopeña

Imagen de Gordon Johnson en Pixabay


[1] http://tuespaciovende.servisgroup.es/concepto-proxemia-definicion-claves/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code