Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana

HABLEMOS DE DISCRIMINACIÓN La discriminación, acción o efecto de discriminar, significa seleccionar excluyendo, dar trato desigual a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, de edad, de condición física o mental, etc.[1] Es bien sabido. Lo que no está tan claro es lo que se ha convenido en llamar “discriminación positiva”. […]

HABLEMOS DE DISCRIMINACIÓN

La discriminación, acción o efecto de discriminar, significa seleccionar excluyendo, dar trato desigual a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, de edad, de condición física o mental, etc.[1] Es bien sabido. Lo que no está tan claro es lo que se ha convenido en llamar “discriminación positiva”. El Diccionario panhispánico del español jurídico la define como “Política o programa que proporciona acceso preferencial a la educación, al empleo, a la asistencia sanitaria o al bienestar social a personas de un grupo minoritario que tradicionalmente han sido objeto de discriminación, con el objetivo de crear una sociedad más igualitaria”[2]. A pesar de que este concepto es claramente humanitario, en demasiadas ocasiones se ha visto teñido de connotaciones de privilegio tendenciosas por acogerse a una idea inflexible de “igualdad” sin tener en cuenta que precisamente la discriminación positiva “corrige situaciones de desigualdad […] dirigidas a reducir prácticas de discriminación en contra de colectivos excluidos y marginados”[3]. Es evidente que no todas las personas parten de una misma posición, por lo tanto, la igualdad debe atenerse a igualdad de condiciones.

igualdadvsequidad-1

El argumento de que la discriminación positiva es paternalista no vale. Son las voces de quienes parten de una situación de ventaja que destruye el valor de la meritocracia y consideran que puede reforzar más los estereotipos y el racismo.

Nada más lejos de la realidad. La discriminación positiva asegura el mantenimiento de la diversidad y ayuda a las personas más desfavorecidas a avanzar, por ejemplo incluyendo a personas discapacitadas en el mercado laboral.

Estamos hablando de inclusión, de equidad a la hora de participar en la sociedad de forma digna teniendo acceso a los mismos recursos.

Por ello, todas las personas, sea cual sea su entorno doméstico o laboral, deben actuar con el fin de que la ciudadanía disfrute de un mundo más igualitario y sin marginación.

POR HUMANIDAD

EQUIPO COMUNIDACION AMNISTÍA INTERNACIONAL COMUNIDAD VALENCIANA

Emma Sopeña Balordi

Imagen de Ohmydearlife en Pixabay


[1] https://dle.rae.es/discriminar?m=form

[2] https://dpej.rae.es/lema/discriminaci%C3%B3n-positiva

[3] https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/blog/historia/articulo/la-discriminacion-positiva-corrige-situaciones-de-desigualdad-y-derriba-estereotipos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code