Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana

Yulia Tsvetkova dibuja y paga por ello Yulia es una joven artista, es rusa y su proceso por producción y difusión de lo que en Rusia se ha considerado “materiales pornográficos” sigue su curso para ser un ejemplo de lo que no “se debe hacer” en Rusia: ser feminista y activista de derechos humanos. Porque […]

Yulia Tsvetkova dibuja y paga por ello

Yulia es una joven artista, es rusa y su proceso por producción y difusión de lo que en Rusia se ha considerado “materiales pornográficos” sigue su curso para ser un ejemplo de lo que no “se debe hacer” en Rusia: ser feminista y activista de derechos humanos. Porque en Rusia se persigue cualquier ideal de tolerancia y libertad.

Yulia podría ser condenada a seis años de prisión y pagar 50.000 rublos de multa por administrar dos cuentas online sobre temática LGTBI bajo la acusación de hacer propaganda de relaciones sexuales “no tradicionales” entre menores; acusación falsa ya que las dos cuentas estaban marcadas para mayores de 18 años conforme dispone la ley rusa, por lo cual la multa es infundada.

Sus obras forman parte de una colección titulada “Una mujer no es una muñeca”, una serie de bocetos sobre la aceptación del cuerpo; tanta atención hacia unos simples dibujos pone en evidencia que se trata de un tema que preocupa enormemente al Gobierno. Para ello se afanan en incriminarla de delitos pornográficos con el fin de presentar una mala imagen de ella y convertirla en blanco de una campaña de odio contra todo lo que haya hecho. El caso de Yulia es un claro ejemplo de la represión del gobierno ruso contra las personas activistas de derechos humanos. Está claro que su caso tiene motivaciones políticas. Sus cargos son fáciles de llevar ante la justicia y tener como consecuencia penas de cárcel. La legislación rusa condena la propaganda homosexual porque defienden los “valores tradicionales”; la homofobia permanece latente y esta activista es un objetivo claro.

Su pequeña ciudad, de unos 270.000 habitantes, carece de organizaciones sociales y de activismo, y la juventud escapa de ella; por este motivo, Yulia quiso promover talleres feministas y un centro social donde organizaba actividades teatrales, pero en cuanto trataron temas relacionados con el feminismo o LGTBI se desató el odio y las amenazas de activistas homófobos.

A pesar de ello ha tenido apoyos en Rusia en su arresto domiciliario, lo cual es muy importante para ella ya que en Rusia ser activista independiente es muy peligroso, y las campañas mediáticas en redes sociales en todo el mundo la han apoyado.

Todos los cargos contra ella deben ser retirados y anulado el arresto domiciliario. Yulia solo defiende la libertad de expresión.

Si no estás de acuerdo con estos hechos que se le imputan,

FIRMA 

https://www.es.amnesty.org/actua/acciones/rusia-yulia-tsvetkova-mar21/

En nombre de AMNISTÍA INTERNACIONAL, gracias por actuar.

EQUIPO COMUNICACIÓN AMNISTÍA INTERNACIONAL COMUNIDAD VALENCIANA

Emma Sopeña Balordi

Responsable de RRSS AICV

4 comentarios en “YULIA TSVETKOVA DIBUJA (Y PAGA POR ELLO)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code