Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana

EMPATÍA O APATÍA Suele ocurrir, cuando las personas estamos muy agobiadas por tantos y diferentes frentes hacemos huelga de empatía. Si ni siquiera somos capaces de ayudarnos a nosotros mismos a levantarnos la moral mucho menos lo somos de ponernos en el lugar de los demás para entender su situación y sus sentimientos, el requisito […]

EMPATÍA O APATÍA

Suele ocurrir, cuando las personas estamos muy agobiadas por tantos y diferentes frentes hacemos huelga de empatía. Si ni siquiera somos capaces de ayudarnos a nosotros mismos a levantarnos la moral mucho menos lo somos de ponernos en el lugar de los demás para entender su situación y sus sentimientos, el requisito más importante de la famosa inteligencia emocional de la que tanto se habló y que vamos olvidando, como si de una moda más se tratara. En lugar de empáticos nos volvemos apáticos, salvamos el día a día como mejor podemos y dejamos para mañana los problemas ajenos, y cuanto más lejos nos pillan esos problemas, peor.

Imposible ser una persona defensora de los derechos humanos sin experimentar empatía, la capacidad de llegar al sufrimiento ajeno y sentirse si no obligada sí inclinada a involucrarse de manera activa con un conflicto.

Tal vez el tipo de empatía que menos cueste sea la afectiva o emocional, lo que se viene a denominar contagio emotivo, preocuparse por los problemas ajenos y ser capaces de experimentar su aflicción. La empatía cognitiva, es decir la que permite comprender la situación de los demás, requiere más esfuerzo, lo emotivo brota mejor que lo cognitivo. En todo caso, la empatía se vincula con la compasión y la generosidad. Para unas personas es más sencillo, para otras requiere más esfuerzo. No nacemos empáticos. La empatía se cultiva, forma parte del desarrollo emocional y social.

No es suficiente sentir simpatía por un movimiento para ayudar en la defensa de los derechos humanos, es necesario sentir empatía, la única que genera energía suficiente para el esfuerzo, para la ACCIÓN. Simpatizar no implica comprender la situación y actuar. La empatía tiene función de adaptación a nivel social y comprensión de la necesidad de intervenir comprometiéndose. La empatía es esfuerzo de comprensión, de salir de nuestro mundo particular para adentrarse en el Mundo para “ver” la vida de los demás. En la otra parte del globo hay guerras, hay personas que por defender una idea son masacradas, pero está tan distante … “Cuantas más fronteras tenga que cruzar la empatía transversal, ya sean de clase, raciales, de género, o incluso de especie, menos efectiva parece ser”[1]. De naturaleza somos ahorradores cognitivos, nos cuesta invertir energía en hechos ajenos y distantes. Y aunque la empatía es tan importante como decisiva, en la defensa de los derechos humanos se requiere ACCIÓN para combatir la injusticia. Y estamos todavía trabajando para consolidar la Declaración Universal de los Derechos Humanos[2]. Junto a la EMPATÍA necesitamos SOLIDARIDAD. Y sobre todo, mantenida en el tiempo, de poco vale ser hoy empáticos y solidarios si mañana nos olvidamos absorbidos por nuestras propias preocupaciones y conflictos. La empatía conduce a la ayuda interpersonal y está estrechamente relacionada con el ALTRUISMO.

¿Y qué se gana siendo una persona empática y solidaria? Aunque se pueda sufrir más, paradójicamente, se gana. Ayuda a sentirte mejor contigo mismo, a respetar a los demás, a conectarse mejor con otras personas, por muy lejos que estén. Sobrepasar diferencias de clase, cultura o raza sube la autoestima, ayuda a ser más ecuánime y tener menos prejuicios, son tantos los beneficios … PRUÉBALO.

ACTÚA CON AMNISTÍA

https://www.es.amnesty.org/actua/acciones/

https://www.es.amnesty.org/actua/voluntariado/

https://www.es.amnesty.org/actua/red-de-acciones-urgentes/

https://crm.es.amnesty.org/unete-a-amnistia/?origen=menu&_ga=2.3698352.1007986133.1618757446-671136398.1566138152

EQUIPO COMUNICACIÓN AMNISTÍA INTERNACIONALCOMUNIDAD VALENCIANA

A.Emma Sopeña Balordi

Responsable de RRSS AICV

Imagen de Peggy und Marco Lachmann-Anke en Pixabay


[1] https://ethic.es/2020/07/los-limites-de-la-empatia/?fbclid=IwAR1s6WQiAz2wPuCDBMDJ4R71Pf1YNZVzHDPONgv_5ynAtjLrelVLecUcjlo

[2] https://www.un.org/es/about-us/universal-declaration-of-human-rights

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code