Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana
0

¿QUÉ HA PASADO CON LOS DERECHOS HUMANOS EN EL MUNDO EN 2021?

¿QUÉ HA PASADO CON LOS DERECHOS HUMANOS EN EL MUNDO EN 2021? ¿Los Gobiernos han respetado el derecho internacional, han rendido cuentas, han cumplido sus promesas aquellos que las habían hecho? Es lo que Amnistía Internacional expone en su Informe de Amnistía Internacional 2021/22: La situación de los derechos humanos en el mundo, para dar […]

¿QUÉ HA PASADO CON LOS DERECHOS HUMANOS EN EL MUNDO EN 2021?

¿Los Gobiernos han respetado el derecho internacional, han rendido cuentas, han cumplido sus promesas aquellos que las habían hecho?

Es lo que Amnistía Internacional expone en su Informe de Amnistía Internacional 2021/22: La situación de los derechos humanos en el mundo, para dar a conocer cómo está la situación de los derechos humanos en el mundo, si ha habido humanidad para mejorar las sociedades. Par ello ha presentado un informe que se articula en torno a los tres grandes ejes de la investigación en 154 países: la salud y las desigualdades, el espacio de la sociedad civil y la expulsión de personas refugiadas y migrantes en los países del Norte global.

Sin tomar postura alguna que no sea la de estudiar con independencia de todo gobierno, ideología política, interés económico y credo religioso, el informe se estructura según los países que han sido objeto de seguimiento durante el año.

Qué duda cabe que la pandemia de COVID-19 ha tenido una enorme repercusión en el estado de los países, y que aquellos que tienen pocos recursos han sufrido en mayor medida las consecuencias. Las desigualdades derivadas de la pandemia se acrecentaron y no solo en los países más desfavorecidos; la cooperación entre los gobiernos ha tenido muy escasos resultados, los intereses nacionales han prevalecido. Los bajos índices de inmunización han tenido como consecuencia la aparición de nuevas variantes y a los países del sur no les llegaba ni la primera dosis cuando en occidente nos caducaban.

Los Estados – con su egoísmo nacional – y las grandes empresas – con su avidez económica – han acrecentado la desigualdad social en vez de trabajar para que se produjera una recuperación justa de la pandemia.

Las empresas farmacéuticas, negándose a compartir su tecnología, demostraban que solo hay un interés, el económico. Los sistemas de salud de los países del Sur Global se desmoronaron y este colapso se vio con toda claridad en África, que tiene la tasa de vacunación más baja del mundo, razón por la cual Amnistía Internacional ha presentado su informe desde Sudáfrica.

El fracaso de la respuesta global a la pandemia acrecentó la pobreza, la inseguridad alimentaria y, además, muchos Estados instrumentalizaron la pandemia con el fin de reprimir la disidencia. Al menos 67 países introdujeron en 2021 nuevas leyes limitadoras de la libertad de expresión, asociación y reunión.

Con o sin pandemia los conflictos siguen o se inician: Afganistán, Burkina Faso, Etiopía, Israel/Palestina, Libia, Myanmar, Yemen … millones de personas se vieron desplazadas, miles y miles murieron, sufrieron violencia sexual … ¿qué más horrores le quedan por padecer a los pueblos más desfavorecidos? ¿Y el Consejo de Seguridad de la ONU a qué espera para demostrar su eficacia?

La inacción de Naciones Unidas ante los crímenes de guerra en Birmania tras el golpe militar, así como las violaciones de derechos humanos en Afganistán creó un efecto contagio de conflictos[1].

¿Y qué decir de la doble vara de medir de España en lo que concierne al asilo según el origen de las personas? ¿Es coherente acoger sin trabas a quienes huyen de una guerra y agredir a quienes saltan la valla de Melilla?[2]

Toda esta ineficacia junto con la ausencia de rendición de cuentas de ciertos Estados han preparado el terreno para la invasión de Ucrania violando de forma flagrante el derecho constitucional.

«Lo que está ocurriendo en los primeros meses de 2022 con la guerra en Ucrania es consecuencia de lo que no se hizo en materia de derechos humanos en 2021», ha denunciado Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional (AI), durante una rueda de prensa el lunes desde Johannesburgo en la presentación del Informe Anual[3].

Pero gente de todo el mundo sigue alzando su voz para defender los derechos de todas las personas, en todo el mundo porque algunos Gobiernos utilizaron la pandemia para limitar el derecho a expresarse libremente: 67 países han aprobado leyes que restringen el derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión.

Las autoridades rusas están ejerciendo una “caza de brujas” contra quienes expresan su oposición a la guerra de Ucrania enfrentándose a durísimos cargos arbitrarios[4].

A pesar de todo ha habido avances en materia de derechos humanos en 2021.

El Gobierno de España se ha comprometido a adoptar una Ley de Debida Diligencia de respeto a los derechos humanos por parte de las empresas.

El proyecto de Ley de Vivienda supone un avance histórico que puede llenar el vacío normativo de regulación de este derecho.

El Proyecto de Ley de Garantía de la Libertad Sexual sitúa el consentimiento de la mujer en el centro de la ley.

Pero España tiene todavía un camino por recorrer para convertirse en un país libre de violaciones de derechos humanos y en Amnistía Internacional seguimos y seguiremos trabajando para que se recorra[5]. Así cómo en todo el mundo[6].

En un mapa interactivo de Amnistía Internacional se puede ver la situación de los derechos humanos en 2021/22 en veinte países[7].

Las personas que creen en los derechos humanos siguen su lucha para apoyar un movimiento global en favor de la justicia. Los movimientos sociales y las organizaciones de la sociedad civil siguen en su empeño y cosechan sus victorias con mucho esfuerzo. La esperanza se mantiene viva de un mundo que se fundamente más en los principios de humanidad.

“La resistencia palpable y persistente que ofrecen los movimientos populares del mundo entero es un rayo de esperanza”[8]. Si los líderes políticos no lo hacen los pueblos potenciarán la solidaridad global.

Son enormes los retos, pero contando con todas las personas que defienden los derechos humanos seguiremos sacando a la luz las violaciones allí donde se cometan con el fin de que no se repitan y no queden impunes.

EQUIPO COMUNICACIÓN AMNISTÍA INTERNACIONAL COMUNIDAD VALENCIANA

A.Emma Sopeña Balordi

Responsable de redes y blog Amnistía Internacional Comunidad Valenciana

Puedes descargar el informe en estos enlaces:

https://nube.es.amnesty.org/index.php/s/yariwxR47CqwxFE

https://www.amnesty.org/es/latest/research/2022/03/annual-report-202122/

https://www.amnesty.org/en/wp-content/uploads/2022/03/WEBPOL1048702022SPANISH.pdf

Video:

Los derechos humanos en el mundo en 2021

Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España


[1] «La inacción de la ONU en Afganistán y Birmania ha propiciado la invasión rusa en Ucrania» (elindependiente.com)

[2] «La inacción de la ONU en Afganistán y Birmania ha propiciado la invasión rusa en Ucrania» (elindependiente.com)

[3] «La inacción de la ONU en Afganistán y Birmania ha propiciado la invasión rusa en Ucrania» (elindependiente.com)

[4] Amnistía Internacional denuncia una «caza de brujas» en Rusia contra los opositores a la guerra (europapress.es)

[5] Los derechos humanos en España (amnesty.org)

[6] La situación de los derechos humanos en el mundo, país a país. Informe 2021/22 (amnesty.org)

[7] Mapa de la situación de los derechos humanos en el mundo (amnesty.org)

[8] https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/noticias/noticia/articulo/dirigentes-politicos-y-gigantes-del-mundo-empresarial-anteponen-los-beneficios-y-el-poder-a-las-personas-traicionando-sus-promesas-de-una-recuperacion-justa-de-la-pandemia/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.