Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana

ENFERMEDADES DESATENDIDAS U OLVIDADAS: LA INTERFAZ ENTRE POBREZA, SALUD Y DESARROLLO   En el blog anterior[1] – “Todos llevamos un enfermo dentro” – abordamos el tema del sistema de sanidad pública, insistiendo en el hecho de que quienes carecen de él sufren los rigores de las enfermedades y la angustia de no poder hacer frente […]

ENFERMEDADES DESATENDIDAS U OLVIDADAS: LA INTERFAZ ENTRE POBREZA, SALUD Y DESARROLLO

 

En el blog anterior[1] – “Todos llevamos un enfermo dentro” – abordamos el tema del sistema de sanidad pública, insistiendo en el hecho de que quienes carecen de él sufren los rigores de las enfermedades y la angustia de no poder hacer frente al dispendio que significa la atención sanitaria.

Desde nuestra zona de confort – a pesar de las listas de espera, de la masificación en diferentes departamentos, de todas nuestras quejas justificadas – resulta difícil imaginar lo que significa el temor a enfermar cuando no se tiene la seguridad de que nuestra dolencia será atendida. Y magnificamos trastornos como el incordio de los piojos – que acampan en las cabezas de nuestros niños y niñas colonizando también las nuestras – o de los parásitos que se instalan en sus cuerpecitos produciendo molestias intestinales, a veces durante largos periodos de tiempo.

El discurso de recepción como Académica correspondiente de la Dra. Adela Valero Aleixandre el 16 de septiembre pasado puso en evidencia el gravísimo problema sanitario de las enfermedades desatendidas u olvidadas tropicales: la interfaz entre pobreza, salud y desarrollo. El concepto NTD[2] se utiliza para clasificar “las enfermedades que afectan a los individuos más pobres de las poblaciones más pobres”[3]. Estas enfermedades incapacitantes prosperan en entornos empobrecidos, afectan a poblaciones con visibilidad baja y poca voz política, causan discriminación, tienen gran impacto sobre la morbilidad, están descuidadas por la investigación pero podrían ser controladas, prevenidas por medio de soluciones eficaces y factibles.

Los datos son impactantes: aquejan a mil millones de personas que carecen de saneamiento adecuado y causan un inmenso sufrimiento: para millones niños y niñas “los parásitos son una de las causas principales de la desnutrición y provocan anemia grave, disentería, retrasos en la pubertad y problemas de aprendizaje y memoria”[4]. Además, las mujeres hospedadoras “albergan fetos que corren el riesgo de crecimiento intrauterino retrasado, nacimiento prematuro y bajo peso al nacer”[5].

Desgraciadamente, no existe un programa de donación de medicamentos, por ejemplo para mujeres en riesgo ya que son solo para niños y niñas en edad escolar. Tampoco se utilizan mensajes apropiados para educar a las mujeres sobre desparasitación. Se ha recomendado a la Organización Mundial de la Salud que establezca nuevos objetivos en este campo.

La Constitución de la OMS afirma que “el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano”[6] y los grupos más vulnerables y marginados de las sociedades tienen que soportar una proporción excesiva de problemas sanitarios como el caso que nos ocupa de las NTD. Asimismo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 25 expresa el derecho a un nivel adecuado de asistencia médica[7].

Pero como decíamos en el blog mencionado más arriba, a pesar de que el acceso a la salud sea un derecho fundamental para todos los seres humanos, existen diferencias escandalosas no solo entre países pobres y ricos sino entre personas ricas y pobres de un mismo país.

Al menos la mitad de la población mundial está privada de servicios de salud esenciales y la desigualdad en lo que a asistencia sanitaria se refiere se refleja en la esperanza de vida.

 

EQUIPO COMUNICACIÓN COMUNIDAD VALENCIANA

 

Más información:

https://www.efesalud.com/enfermedades-desatendidas-olvidadas-que-son

https://www.who.int/topics/tropical_diseases/qa/faq/es/

https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=5398:neglected-tropical-vector-borne-diseases&Itemid=1074&lang=es

https://elpais.com/elpais/2017/04/22/planeta_futuro/1492875418_061214.html

 

Imagen de Sasin Tipchai en Pixabay

 

[1] https://blogs.es.amnesty.org/comunidad-valenciana/2019/09/17/todos-llevamos-en-enfermo-dentro/

[2] NTD Neglected Tropical Deseases.

[3] “Retos de la parasitología en el siglo XXI”.  Discurso de recepción como Académica correspondiente de la Dra. Adela Valero Aleixandre. Valencia. Academia de Farmacia de la Comunitat Valenciana. 16 de septiembre de 2019

[4] Ídem.

[5] Ídem.

[6] https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/human-rights-and-health

[7] https://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *