Comunidad Valenciana
Comunidad Valenciana

CAMBIAN LAS VARIANTES, SIN CAMBIOS EN EL REPARTO EQUITATIVO Nos asustamos con la Delta pero no ganamos para sustos. Llegó la nueva, Ómicron. Se han sucedido … Alfa, Beta, Gamma, Delta … ¿Nos protegerán las vacunas? nos preguntamos. Y la OMS nos asusta, la considera “variante de preocupación”, más de treinta mutaciones en la proteína […]

CAMBIAN LAS VARIANTES, SIN CAMBIOS EN EL REPARTO EQUITATIVO

Nos asustamos con la Delta pero no ganamos para sustos. Llegó la nueva, Ómicron. Se han sucedido … Alfa, Beta, Gamma, Delta … ¿Nos protegerán las vacunas? nos preguntamos. Y la OMS nos asusta, la considera “variante de preocupación”, más de treinta mutaciones en la proteína y serán tan contagiosas las personas infectadas vacunadas como las no vacunadas. Y existe nivel de escape inmunológico.

¿Hay más?

Sí. La OMS confirma que la inmunidad dura solo seis meses.

¿Por qué mutan los virus? Todo lo que depende de material genético está expuesto a mutar. Las moléculas son dinámicas, sufren cambios, y si producen variantes más infecciosas nos damos cuenta precisamente por eso. Solo cabe esperar que la capacidad de contagio de cada variante no lleve asociada una mayor agresividad, de hecho, cuando surge una variante más agresiva tiende a disminuir su capacidad de contagio sencillamente porque los contagiados caen enfermos, lo que les impide seguir contagiando con su ritmo de vida normal. Lo que está claro es que el elevado número de casos es el mejor aliado de próximas mutaciones.

¿Y qué pasa con los países donde el virus aumenta sin descanso, donde no hay freno vacunal?

Naciones Unidas notificó el 8 de diciembre que Ómicron estaba ya presente en 57 países y que tendrá un impacto enorme en la pandemia. La Organización Panamericana de la Salud señaló que veinte países no han alcanzado el objetivo de cobertura de vacunación del 40% fijado por al OMS para final de diciembre. El siguiente objetivo era de que a mediados de 2022 el 70% debería estar vacunado. Este objetivo no se cumplirá en 98 naciones.

¿Y qué decir de África donde se suministran erráticamente las dosis, donde los problemas de distribución son a veces infranqueables …? Se calcula un 7% frente al 44% mundial. A este paso, África no alcanzará el umbral del 70% ni en verano de 2024.

La revista de diciembre de Amnistía[1] aporta los siguientes datos: 5.760 millones de dosis administradas en todo el mundo, 0,3% en los países de ingresos bajos.

¿De verdad creemos que inoculándonos la tercera dosis nos vamos a salvar?

Algunos científicos recomiendan que solo se administren dosis de refuerzo a los grupos vulnerables y personal sanitario pero el mundo occidental se lanza a la revacunación, vamos a por la tercera.

A la OMS le preocupa que esos programas repitan el acaparamiento de vacunas que agraven la desigualdad. Los gobiernos deben pensar en la desigualdad mundial para proteger mejor a su población.

¡TODO ES GLOBAL! Y si queremos que las variantes no vayan corriendo como la pólvora tendremos que convencernos de que TODOS los países deben recibir las vacunas. Dejar de inmunizar a los países de bajos recursos es una amenaza para todos. La iniciativa Covax ha fracasado en su objetivo de repartir 2000 millones de vacunas en los países de bajos ingresos en 2021, cientos de miles de dosis han tenido que desecharse por caducidad, ha faltado estrategia, mantener la cadena de frío ha sido un desastre [2]. De los 2000 millones se han entregado 590. El gran desafío es conseguir llegar incluso a los lugares más recónditos, cualquier reservorio de virus es un peligro mortal para el mundo.

Y si a este problema logístico añadimos la priorización de los intereses económicos de las principales farmacéuticas ya tenemos el fracaso mundial. El bloqueo de la transferencia de conocimientos es un crimen.

Los fabricantes deben priorizar las donaciones a COVAX, el mecanismo de la ONU para una distribución equitativa de las vacunas. No hay otra soluci´ón para la tragedia mundial de la COVID-19.

El 22 de septiembre, Amnistía Internacional difundió el informe “Dosis doble de desigualdad: las empresas farmacéuticas y la crisis de las vacunas contra la COVID-19”[3]. En él se puso de manifiesto que los seis desarrolladores punteros de vacunas suministran casi exclusivamente a los países ricos anteponiendo las ganancias a la salud de todas las personas[4]. Johnson & Johnson hasta 2022 no cumplirá la mayoría de sus compromisos con COVAX y la Unión Africana. Pfizer y Biontech han recibido menos de 1% de su producción. Moderna no ha entregado ninguna dosis a los países de ingresos bajos y solo el 12% se ha destinado a países de ingresos medio-bajos. Astrazeneca ha entregado la mayoría de sus vacunas a los países de ingresos bajos[5].                                                         

Llegamos a final de año y seguimos igual.

Al 1 de diciembre, apenas el 8% de los adultos han recibido una dosis en los países de renta baja comparado con el 65% en los países de ingresos altos[6]. Daño para la salud, para la economía, para los derechos humanos, daño que se extiende y multiplica y del que no nos recuperaremos hasta que no se entienda de una vez que nuestra terrible crisis sanitaria mundial requiere una respuesta mundial unida.

Amnistía pide que:

– se garantice al menos el 50% de las dosis a los países con menos ingresos

-se suspendan los derechos de propiedad intelectual

-se compartan los conocimientos y su tecnología

-se redistribuyan los cientos de millones de vacunas excedentes

EQUIPO COMUNICACIÓN AMNISTÍA INTERNACIONAL COMUNIDAD VALENCIANA

A.Emma Sopeña Balordi

Responsable de Redes y Blog Amnistía Internacional Comunidad Valenciana

Imagen de Qimono en Pixabay


[1] Nº 150, III / 2021, pp.10-11.

[2] https://elpais.com/sociedad/2021-12-05/el-polvorin-de-la-pandemia-en-africa-el-reto-de-un-continente-sin-vacunar.html

[3] https://www.amnesty.org/en/documents/pol40/4621/2021/es/

[4] https://blogs.es.amnesty.org/comunidad-valenciana/2021/10/09/el-negocio-farmaceutico-en-boca-de-todos/

[5] Revista Amnistía Internacional, nº 150, III / 2021, pp.10-11.

[6] https://news.un.org/es/story/2021/12/1501132?utm_source=Noticias+ONU+-+Bolet%C3%ADn&utm_campaign=0963ca141a-EMAIL_CAMPAIGN_2021_12_09_01_00&utm_medium=email&utm_term=0_e7f6cb3d3c-0963ca141a-107521654

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code