Andalucía
Andalucía

Artículo de opinión de María Jesús Monedero en la edición del Diario Córdoba del 28 de abril de 2019

Autora: María Jesús Monedero

Fecha: 28/04/2019

Publicado en Diario Córdoba

METALES

Hola, ¡compas del metal! Es un saludo simpático que nos evoca recuerdos y emociones. La revista Metal Trash, las cuatro grandes bandas Metallica, Megadeth, Slayer y Anthrax. Pero, como comprenderéis, no voy a escribir un artículo sobre la vigencia del heavy metal, aunque bien que me gustaría. Porque entre debates, elecciones, Semana Santa, no sabía si escribir o esperar una ocasión más favorable. Pero mi objetivo en estas columnas, como ya he dicho más de una vez, no es hablar de lo obvio sino de lo oculto, de lo importante.

Talio y polonio. Con el famoso envenenamiento del espía ruso Alexander Litvinenko, en 2006 en Londres, aprendimos mucho sobre formas sofisticadas de eliminar a los adversarios políticos, y los metales talio y polonio pasaron a formar parte de nuestro vocabulario, al igual que nos habíamos familiarizado con el cianuro gracias a nuestras lecturas novelescas.

Cobalto. Ahora que ya nos habíamos aprendido lo del coltán y los teléfonos móviles parece que hay más metales problemáticos. El cobalto es un mineral muy importante en la fabricación de las baterías de los coches eléctricos. «A pesar de las proyecciones que calculan que la demanda de cobalto alcanzará las 200.0000 toneladas al año para 2020, ningún país exige legalmente a las empresas que informen públicamente de sus cadenas de suministro de este mineral. Desde 2016 ha habido algunos progresos. En respuesta a la investigación realizada por Amnistía, varias empresas punteras han publicado datos sobre sus cadenas de suministro». En enero, Alberto, amigo y profesor, publicó en su muro de Facebook un escrito titulado Los otros Julen como reacción a las imágenes de unos niños en el fondo de una mina de cobalto. Sin quitar importancia al drama familiar que se vivía en Málaga, quería hacernos reflexionar sobre realidades terribles que preferimos no ver.

Y el oro. «Dicen que aquí en mi terreno hay oro, y por esa ambición del oro es que me quieren quitar mi terreno a la mala, a la fuerza», afirma la campesina y defensora ambientalista Máxima Acuña Atalaya. En la semana bisagra entre febrero y marzo, se han publicado en un periódico nacional las fotografías de la exposición de Antonio Aragón Renuncio Los niños del oro de Burkina Faso. Burkina Faso ocupa el lugar 183 en el Índice de Desarrollo Humano que elabora las Naciones Unidas; los burkineses están entre los que peor calidad de vida tienen en el mundo. Los beneficios de las minas de oro no llegan a quienes trabajan en ellas.

Más arriba hemos hablado del uso de metales altamente radiactivos para eliminar a disidentes políticos. Pero esos métodos de matar tan sofisticados no son necesarios en otros países más expeditivos. En abril Arabia Saudí ahorcó, método barato y efectivo, a 37 personas. Nuestro país amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *