Andalucía
Andalucía

Autor: Cristóbal Fábrega Fecha: 27/05/2018 Publicado en: Diario Jaén DIVERSIDAD SEXUAL. LOS TIEMPOS OSCUROS. El 17 de mayo se celebró el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia. A pesar de la existencia de algunos avances, en muchos países se encarcela a personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales en aplicación de […]

Autor: Cristóbal Fábrega

Fecha: 27/05/2018

Publicado en: Diario Jaén

DIVERSIDAD SEXUAL. LOS TIEMPOS OSCUROS.

El 17 de mayo se celebró el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia. A pesar de la existencia de algunos avances, en muchos países se encarcela a personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales en aplicación de leyes que penalizan su orientación sexual o su identidad de género. Amnistía Internacional trabaja desde 1991 por los derechos de estos colectivos que en muchas partes del mundo no son respetados.
Las sanciones impuestas por motivos de orientación o identidad sexual son muy variadas, y en 13 países la homosexualidad podría suponer pena de muerte, aunque no todos la aplican. En torno a 70 países tipifican como ilegales las relaciones consentidas entre personas del mismo sexo, y la gran mayoría las castigan con penas de cárcel. Además, hay países donde la homosexualidad no está penada legalmente pero en los que las personas LGBTI sufren de forma diaria discriminación y crímenes de odio. En algunos casos son dirigentes políticos quienes hacen gala de una agresiva homofobia trasladando a la sociedad una idea distorsionada de la realidad de la diversidad afectivo-sexual.
En nuestro país las cosas han mejorado desde el avenimiento de la democracia. El régimen franquista estableció los centros especializados en la rehabilitación de homosexuales uno dentro de la prisión de Badajoz (para homosexuales pasivos) y el otro, en la de Huelva (para los activos). Sólo en la década de los 70, al menos un millar de homosexuales estuvieron en estas prisiones. Los homosexuales eran considerados enfermos y se les aplicaron terapias aversivas, electroshock o lobotomías para curarla. La homosexualidad se incluía en los manuales de psiquiatría como un trastorno mental. La investigación científica y el paso de los años se han encargado de desmentir estas ideas. A pesar de ello sigue habiendo personas que, contradiciendo a la ciencia, siguen pensando que se trata de un trastorno o enfermedad mental que puede ser tratada y curada. Solo en 1990 la Organización Mundial de la Salud retiró la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales.
En Rusia la legislación nacional sobre crímenes de odio no cubre los delitos contra personas debido a su orientación sexual o su identidad de género, se castiga la “propaganda de la homosexualidad entre menores”. En África las personas LGBTI continúan sufriendo abusos o discriminación en países como Botsuana, Camerún, Kenia, Senegal, Tanzania, Togo y Uganda. En América, Brasil sigue siendo el país más mortífero del mundo para las personas trans. En Argentina, Bahamas, El Salvador, Haití, Honduras, Jamaica, República Dominicana o Venezuela, se mantienen niveles elevados de crímenes de odio. En Asia, en Sri Lanka y en Bangladesh las personas LGBTI sufren hostigamientos, discriminación y violencia.
En otros lugares de está dando un importante retroceso en el camino hacia la igualdad de derechos. Bermudas se convierte en el primer territorio en el mundo en abolir el matrimonio igualitario, que apenas ha estado vigente 10 meses. Por su parte, en Indonesia, el gobierno está desarrollando una serie de medidas que acentúan la desigualdad y la vulneración de derechos del colectivo LGTBI. El Parlamento Indonesio está discutiendo la posibilidad de modificar el Código Penal para que las relaciones homosexuales entre adultos constituyan un delito, así como las relaciones extramatrimoniales. No es fácil la vida para estás personas en el mundo actual. Sus derechos humanos están siendo conculcados. Por ello, son parte del trabajo de Amnistía Internacional.

Cristóbal Fábrega. Coordinador de Amnistía Internacional Jaén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *