Andalucía
Andalucía

Las investigaciones realizadas por Amnistía Internacional han mostrado que quienes denuncian abusos contra los derechos humanos sufren un grado intolerable de hostilidad y amenazas.

EL BUEN SAMARITANO

Ya hemos dicho en otras ocasiones que defender los derechos humanos no es una misión exenta de riesgos. La tranquilidad con la que, en general, podemos trabajar en España, contrasta con las dificultades que tienen que pasar nuestros compañeros en otros lugares del mundo donde ponen en riesgo su vida y su libertad a causa de su labor. Ejemplos de ello son las muertes de Marielle Franco en Brasil o de Berta Cáceres en Honduras, el atentado contra nuestra querida Alfamir Castillo en Colombia o la prision del Presidente y Directora de Amnistía Internacional en Turquia.

Esto solo es una muestra ya que los casos son muchos. Las investigaciones realizadas por Amnistía Internacional han mostrado que quienes denuncian abusos contra los derechos humanos sufren un grado intolerable de hostilidad y amenazas. En los últimos años se ha perseguido a periodistas, a profesionales del derecho, a sindicalistas y a miembros de muchas otras actividades. Son valientes, personas que sacrifican muchas cosas por los derechos de todos. Hoy queremos centrarnos en aquellos que arriesgan sus vidas para salvar las de otros en ese cementerio que es el Mediterráneo o ayudan a otros y por ello son perseguidos y castigados.

Casos como el de Scott Warren, profesor de geografía y colaborador en la ONG No Más Muertes, que se enfrenta a 20 años de cárcel por dejar agua en el desierto a personas migrantes en Estados Unidos. Allí separan a los padres de sus hijos y encarcelan a los que ayudan a los que padecen en el desierto. En Amnistía Internacional pensamos que dejar agua en el desierto, o comida, o dar medicinas a personas heridas no debería acarrear 20 años en la cárcel, que es lo que le puede pasar a Scott. ¿ Nos hemos vuelto locos?

En Amnistía Internacional pensamos que dejar agua en el desierto, o comida, o dar medicinas a personas heridas no debería acarrear 20 años en la cárcel, que es lo que le puede pasar a Scott. ¿ Nos hemos vuelto locos?

Casos como el de nuestra amiga Helena Maleno investigada en Marruecos por su labor de auxilio a personas a bordo de pateras. Su caso ha sido archivado pero para ella ha sido más de un año de incertidumbre y de sufrimiento. El archivo pone punto final a una investigación iniciada en 2012 por la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedad Documental de la policía española que no fue capaz de aceptar que la Fiscalía archivara el caso por no encontrar indicios de delito y envió el caso a las autoridades marroquíes que abrieron su propia causa con un ánimo persecutorio poco comprensible.

Últimamente nos sobrecogió la detención de la capitana Carola Rackete o de Pia Klemp y su tripulación en la que participa un bombero malagueño por haber llevado a Lampedusa los inmigrantes salvados del mar. Han conseguido que el hecho de que una joven decida poner sus conocimientos al servicio de salvar vidas, aun a sabiendas de que le pueda costar la cárcel, se convierta en una heroicidad.

Cuando Carola bajaba del barco detenida un grupo de personas la insultaban –»¡Espero que te violen cuatro negros!», «¡Primero los italianos! ¡Primero los italianos!»– mientras que otros la aplaudían. ¿Tu sabes de qué lado estás?n día no muy lejano Europa proclamó como su norma y sentido, la defensa de la vida, la justicia y la esperanza en el futuro. Sus naciones sabían que fuera de ahí sólo cabe la autodestrucción y la desolación. Y nosotros mientras perseguimos al buen samaritano. ¿ de verdad podemos llamarnos europeos? Creo que tenía razón aquel que decía que le daba más miedo la inactividad de los neutrales que las acciones de los miserables. Nosotros en Amnistía Internacional si sabemos de qué lado estamos. Si eres de los que te tomas las injusticias como algo personal tenemos un sitio para ti. Gracias a Dios en España defender los derechos humanos no tiene tantos riesgos.

Cristóbal Fábrega. Coordinador de Amnistía Internacional Jaén.

Publicado en Diario Jaén el 14 de julio de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *