Andalucía
Andalucía

La tortura existe cuando una persona inflige dolor o sufrimiento mental o físico a otra con un fin específico.

En este último mes hemos ¿celebrado? dos tristes aniversarios: 20 años de Abu Graib; 40 años de Lasa y Zabala. «Las imágenes conmovieron al mundo: un reo encapuchado y con los brazos en cruz; una pirámide de hombres desnudos junto a soldados sonrientes. Solo era el principio. Aquellas fotos, tomadas en 2003 y filtradas un año después, demostraron el uso generalizado de malos tratos y tortura en la cárcel estadounidense de Abu Ghraib, en Irak» (El País, Veinte años de Abu Ghraib, 1/10/23).

«El sábado 15 de octubre de 1983, por la noche, Joxean Lasa y Joxi Zabala acudieron al 11 de la rúa de los Toneleros de Baiona. Mariano, un amigo, les dejó las llaves de un cuatro latas verde con matrícula SS-M para que fueran a las fiestas de un pueblo cercano. Dos días después, esta persona denunció la desaparición de estos guipuzcoanos veinteañeros. «Han caído dos peces medianos en Francia», informó esa madrugada el comandante del cuartel de Intxaurrondo, Enrique Rodríguez Galindo» (Iker Rioja Andueza, Lasa y Zabala: 40 años del crimen fundacional del terrorismo de Estado, el diario.es, 14/10/23).

¿Cuando hablamos de tortura?

Existe tortura cuando una persona, actuando a título oficial, inflige dolor o sufrimiento mental o físico grave a otra persona con un fin específico. En unos casos, las autoridades torturan a una persona para que confiese un delito, o para obtener información de ella. En otros, la tortura se utiliza simplemente como castigo que difunda el miedo en la sociedad.

En virtud del derecho internacional, la tortura y otras formas de malos tratos son siempre ilegales.

Están prohibidas internacionalmente desde hace decenios. 172 países se han adherido al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y 165 países son Parte en la Convención de la ONU contra la Tortura. Pero muchos estados no tipifican la tortura como delito específico en su legislación nacional, y gobiernos de todo el mundo siguen desafiando el derecho internacional al torturar a personas. Y nunca debe igualarse el comportamiento de gobiernos democráticos con el de organizaciones que no se rigen por los mismos principios.

Hace poco más de un mes, tras 6 años de lucha en los juzgados españoles y 100 querellas presentadas, por primera vez, un juzgado español tomó declaración a una víctima de torturas (en el Estado español) en un contexto de crímenes contra la humanidad.

Puede parecer frivolidad recordar estas convenciones, pactos. A nuestro alrededor torturas no proclamadas: víctimas de bombardeos y más. Pero en un momento de olvido, de retroceso, de la defensa de los Derechos Humanos, es importante recordar cuáles deben ser nuestros principios.

Artículo disponible en: https://www.diariocordoba.com/opinion/2023/10/30/tortura-93969451.html

María Jesús Monedero

Activista de Amnistía Internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *