Cantabria
Cantabria

Casos Adoptados:

Uno de los distintivos de Amnistía Internacional es que lo forman “personas” que actúan por “personas”.

En este sentido nuestro grupo trabaja  sobre casos en el que están implica personas concretas. Estos casos llamados adoptados son los siguientes.

  1. El primer caso es el de la Comunidad Guaraní Apika’ . Se trata de una comunidad indígena en peligro que reclama la devolución de sus tierras y son amenazados de muerte por guardias de seguridad de las plantaciones que ellos reclaman.
  2. Nuestro segundo caso se centra en la defensa de Ahmed H, ciudadano chipriota de origen sirio acusado arbitrariamente en Hungria de terrorismo. Pedimos a las autoridades húngaras que revisen la sentencia condenatoria que sufre, dado que  estuvo basada en la aplicación manifiestamente indebida de disposiciones sobre terrorismo.

– Nuestras actuaciones, hacia estos casos, se concreta en envíos de cartas o correos a las autoridades relacionadas con cada caso, al mismo tiempo que mandamos mensajes de ánimo y apoyo a las personas implicadas y/o a sus familias. También les damos visibilidad explicando cada caso: en actos programados; en la calle (con la recogida de firmas) y  en los medios de comunicación.


Información de cada caso:

  • Caso: Guaraní Kaiowá Apika´y community  (Comunidad Guaraní Kaiowá Apika)    Brasil

Esta comunidad formada por unos 60 indígenas, entre ellos niños,  ocupan una plantación de caña de azucar, sus tierras ancestrales, en el estado brasileño de Mato grosso do sul. Viven al lado de una carretera, frente a la plantación desde 1999. Afirman que esas tierras les pertenecían, pero que fueron expulsados de ellas en varios conflictos durante la segunda mitad del siglo XX.

La comunidad ha reportado que guardias de seguridad privados armados que trabajan en la plantación azucarera han amenazado con matarlos, quemar partes del asentamiento y evitar que utilicen el  agua de  un arroyo que atraviesa la plantación de caña de azúcar. Los empleados de la empresa de seguridad han sido acusados anteriormente de delitos, incluidos dos casos de asesinato en investigación. El fiscal federal ha alegado que la empresa realiza “actividades ilícitas incontestables” y fue cerrada por la policía en abril de 2014. Sin embargo, las amenazas continúan.

La Fundación Nacional Indígena Nacional del Índio (FUNAI) firmó en 2007 un Acuerdo de Ajuste de Conducta con el Ministerio de Justicia, los Fiscales Federales y 23 líderes indígenas, en el que se comprometió a demarcar las tierras de la comunidad Apyka para el año 2010. Sin embargo, hasta la fecha el acuerdo nunca se ha aplicado.

Amnistía Internacional ha estado trabajando con los guaraníes kaiowá durante varios años y tenemos la intención de seguir trabajando con ellos a largo plazo. La comunidad Apika es un poderoso símbolo de varios problemas que afectan a los pueblos indígenas guaraní-kaiowá y otros pueblos indígenas en Brasil.

Las acciones que proponemos para la resolución del problema son:

  • Instar al gobierno brasileño a que defienda y respete plena y efectivamente los derechos de la comunidad apika sobre sus tierras tradicionales,  y a que invierta las antiguas formas  de abuso y discriminación a los que se enfrentan.
  • Pedir al gobierno brasileño que investigue a fondo, pronta e imparcialmente las amenazas contra los Apika y comunidades
  • Solicitar el cumplimiento pleno y efectivo de las autoridades brasileñas con la Constitución Brasileña de 1988 y sus obligaciones y compromisos internacionales, incluyendo el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Al mismo tiempo

  • Apoyar con nuestras cartas y mensajes a las personas implicadas y afectadas por este conflictos, para que no se sientan solos en la defensa de sus derechos.

Si quieres ayudar en este caso, colabora mandando cartas como estas: Cartas


  • Caso de Ahmed H.
  • El caso de Ahmed refleja una inquietante confluencia de dos peligrosas tendencias: el uso indebido de los delitos de terrorismo y el espantoso trato a las personas refugiadas y migrantes.

Su historia es kafkiana. En agosto de 2015, Ahmed dejó a su familia en Chipre para ir a ayudar a sus padres ancianos y a otros familiares a abandonar Siria. Un mes después, se encontraron atrapados entre cientos de personas refugiadas en la frontera húngara después de que la policía vallara el paso fronterizo con Serbia.

Los enfrentamientos estallaron cuando algunas personas intentaron atravesar la frontera. La policía húngara respondió con gas lacrimógeno y un cañón de agua, causando lesiones a decenas de personas. Algunas personas lanzaron piedras, entre ellas Ahmed. Pero las imágenes de las noticias también muestran claramente a Ahmed utilizando un megáfono para pedir a ambas partes que mantuvieran la calma.

Por esto, un tribunal húngaro lo declaró, en virtud de una legislación antiterrorista extremadamente vaga, culpable de cometer un “acto de terrorismo” y lo condenó a 10 años de prisión.

¿Te parece esto terrorismo?

Ahmed permanece en prisión, separado de su esposa y sus hijas pequeñas, aguardando una audiencia de apelación con la esperanza de poder volver con ellas a Chipre. Tras la presión internacional a favor de su caso, la condena contra Ahmed fue revocada en apelación y tendrá un nuevo juicio.

Marzo de 2017   – Hungría: La declaración de culpabilidad de un sirio por presunta “complicidad en un acto de terror”, una parodia de la justicia

En respuesta a la declaración de culpabilidad de Ahmed H, un sirio procesado por cometer un presunto “acto de terror” durante unos enfrentamientos con la policía húngara en la frontera entre Serbia y Hungría en septiembre de 2016, Eda Seyhan, responsable de campañas sobre política antiterrorista en Europa de Amnistía Internacional, ha manifestado:

“La sentencia de hoy refleja la peligrosa confluencia de las draconianas leyes antiterroristas de Hungría y su implacable represión de las personas refugiadas y migrantes. La declaración de culpabilidad de Ahmed por estos cargos debe anularse en apelación, y Ahmed debe ser puesto en libertad sin demora”.

“Ahmed H, que simplemente trataba de ayudar a su familia a huir de Siria, ha sido injustamente demonizado tanto dentro como fuera de la sala del tribunal. Ninguna de las pruebas presentadas contra él constituye un ‘acto de terror’, y su declaración de culpabilidad es un flagrante uso indebido de las disposiciones relativas al terrorismo.”

“Después de más de dos años y medio entre rejas, esta absurda decisión constituye un golpe devastador para Ahmed, su esposa y sus dos hijas de corta edad.”

Ahmed H fue declarado culpable de “complicidad en un acto de terror” y de “entrada ilegal como parte de un disturbio masivo”, y fue condenado a siete años de prisión y a la expulsión de Hungría durante 10 años.

Vídeo sobre el caso de Ahmed.

Más noticias.

Septiembre de 2018 – Más de 100.000 personan piden la libertad para AHMED

 

 

Necesitamos que nos ayudes a liberar a Ahmed.    Firma la petición