Andalucía
Andalucía
0

Entrega del premio Candela y Espino.

Sergio Guillén y Antonio Pérez lo recibieron de Jesús Bienvenido y José Antonio Vera Luque, ganadores de anteriores ediciones.
Entregado el 12º trofeo “Candela y Espino” de Coplas del Carnaval de Cádiz por los Derechos Humanos.
El acto dedicó un recuerdo a Juan Carlos Aragón, premiado en 2016 con “La Guayabera” e inspirador, en 1999, de este reconocimiento con “Los Yesterday”.

Sergio Guillén Bancalero y Antonio Pérez Fuentes, autores del pasodoble “Con sólo diez años ya sueña Malena…” de la comparsa “Los Niños Sin Nombre” han recibido el décimo segundo trofeo “Candela y Espino”, organizado por Amnistía Internacional Andalucía para reconocer la letra más votada por sus miembros entre las interpretadas en el Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval (COAC) 2019, y presentadas al certamen de coplas del Carnaval de Cádiz por los Derechos Humanos.

Los autores galardonados con esta distinción recibieron el trofeo de dos de sus predecesores, el comparsista Jesús Bienvenido Saucedo, ganador en 2010, 2011 y 2013 y el único chirigotero distinguido hasta la fecha, José Antonio Vera Luque, que logró sendos trofeos en 2014 y 2018.

Al acto, que contó con la colaboración del café teatro Pay-Pay y de la Asociación de Comparsistas 1960, habían sido invitados todos los autores distinguidos, algunos de los cuales excusaron su presencia por motivos laborales.

Con entrada libre, la sala ocupó su aforo con amigos, familiares y aficionados que recibieron con un respetuoso silencio la lectura por parte de Paloma García, del pasodoble inédito dedicado a “Candela y Espina” escrito en 2010 para la comparsa “Noches de Bohemia” por el recientemente fallecido autor Juan Carlos Aragón, cuya presencia virtual se concretó en una guitarra con el bombín como el tocado de “Noches de Bohemia” con un lazo morado de luto rodeando la copa.

Una introducción breve a la historia de la creación de este trofeo, a partir de una cuarteta del popurrí de “Los Yesterday”, comparsa de Aragón en 1999, dio paso a un coloquio entre los autores invitados y los recientes ganadores, quienes expusieron sus opiniones sobre esta distinción que calificaron como “muy positiva para valorar la defensa de los Derechos Humanos, en un escenario como el del COAC, y una gran audiencia a través de los Medios de Comunicación”, coincidieron los autores que reconocieron que “Candela y Espino es un galardón muy deseado por su significado y por la tradición que ha generado en autores y en la afición”.

El acto concluyó con la actuación de la comparsa “Los Niños Sin Nombre”, testigos de la entrega del trofeo a sus autores, Sergio Guillén y Antonio Pérez, de manos de Bienvenido y Vera Luque, ganadores de anteriores ediciones.

El premio, que no comporta cantidad alguna en metálico, consiste en un trofeo original y único, símbolo de Amnistía Internacional, que desde el primer año realizan los creadores de RAS escenografías, Ricardo Lores y Antonio Quintana, quienes definieron las características de su trofeo para 2019, confeccionado con maderas de los cinco continentes, “nuestra escultura está realizada este año con maderas diferentes que representan a los distintos pueblos del mundo, que entre todos forman la vela, símbolo de la esperanza humana, principal bastión para la defensa de los Derechos Humanos. Nos hemos basado en la letra, una preciosa evocación a la educación, las ilusiones y, sobre todo, a la esperanza en un futuro mejor, desde la mente de un niño”.

La letra del pasodoble premiado en 2019, entre las doce coplas presentadas, que pueden ver interpretada aquí, junto con las premiadas en años anteriores, es la siguiente:

Con solo 10 años ya sueña Malena que cuando sea grande va a ser profesora de una gran escuela Abel cada noche mira las estrellas y sueña despierto podrá algún día bailar sobre ellas Yahira tiene un sueño que es seguir soñando pues con 3añitos pa que quiere más, Zaid y Adán, no pararan pues tienen claro que no piensan irse de este mundo sin antes dejar huella y de mayor.

Samara quiere ser arquitecta pa llenar nuestro planeta de casas que tengan las puertas abiertas Josué lo tiene claro, quiere ser pastelero pa endulzarle la vida a los niños que nunca han probao un caramelo.

La joven Zulema quiere ser astronauta y volar a la estrella donde duerme su abuela y el pequeño, Israel, sabe que tiene un don que no tiene cualquiera: sueña con ser payaso para que este mundo vuelva a sonreír.

Qué injusta es la vida porque mientras nosotros sostenemos la valla de Ceuta y Melilla, los sueños de estos niños mueren en el mar o van a la deriva
y no se cumplirán hasta que su patera llegue a nuestra orilla.

Desde la creación del trofeo (en sentido cronológico inverso) los ganadores de Candela y Espino han sido:

2019: Sergio Guillén Bancalero y Antonio Pérez Fuentes, por “Con solo 10 años ya sueña Malena”, con la comparsa “Los Niños Sin Nombre”.

2018: José Antonio Vera Luque, por “Hay 14 kilómetros solamente  ”,  con la chirigota “No tengo el congo pa farolillo

2017: No se celebró el certamen.

2016: Juan Carlos Aragón, por el pasodoble “Yo no soy libre. Ni soy esclavo. Ni millonario. No soy París… ”,  con la comparsa “La Guayabera”.

2015: José Manuel Sánchez Reyes, por “Aquí donde tantos gobernantes…”, para la chirigota “Los Seguidores del Arturito ”.

2014: José Antonio Vera Luque, por “Al inmigrante que venga…”, en “Esto sí que es una chirigota ”.

2013: Jesús Bienvenido, por “Nací en una familia…”, con “Los del piso de abajo ”.

2012: Javier y David Márquez Mateos, por “Como tengo tó el tiempo del mundo…”, con «Los duendes coloraos».

2011: Jesús Bienvenido, por “ Abrió la tierra…”, con  “Los currelantes ”.

2010: Jesús Bienvenido, por “Nombres ”, con “Los santos ”.

2009: desierto.

2008: Tino Tovar Verdejo, “Ya le he dicho caballero…«, con «Los perfumistas».

2007: Luis Rivero Ramos, “Con la soga puesta al cuello…”, con “El desafío».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *