Andalucía
Andalucía
1
Ganador de Concurso de Fotografía 2020

El algecireño Andrés Carrasco Ragel, ganador del IV Concurso de Fotografía sobre Derechos Humanos de Amnistía Internacional Andalucía.

Fotografía ganadora del IV Concurso de Fotografía sobre Derechos Humanos de Amnistía Internacional Andalucía

 

Artículo 25.1 de la DUDH:

Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.

Fallado el premio del IV Concurso de Fotografía sobre Derechos Humanos.

El fotógrafo de Algeciras Andrés Carrasco Ragel, nacido en 1975, se ha alzado con el premio del IV Concurso de fotografía sobre Derechos Humanos de Amnistía Internacional Andalucía por su obra Ghana vertedero tecnológico con la que hace referencia al artículo 25.1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que hace referencia al derecho a un nivel de vida adecuado y cubre un buen número de derechos como el derecho a una alimentación adecuada, al agua, al saneamiento, a la ropa, a la vivienda, al cuidado médico y a la protección social.

La fotografía retrata la vida en el vertedero de tecnología punta de Agbogbloshie, en Ghana y aparecen en ella dos jóvenes que viven en un contenedor que se encuentra dentro del mismo vertedero.

El vertedero de Agbogbloshie tiene una extensión aproximada de unos cuatro campos de fútbol y en él trabajan a diario en torno a 40000 personas, hombres, mujeres y niños, que buscan entre montañas de basura. por un salario de entre 3,50 y 5 euros por una jornada de no menos de 12 horas.

Agbogbloshie es el mayor vertedero del continente africano y a él llegan residuos electrónicos del resto del mundo, principalmente de Europa y Estados Unidos.

El jurado del concurso lo han formado Jesús Mérida, fotógrafo malagueño y activista del grupo local de Málaga de Amnistía Internacional, Katy Gómez, fotógrafa de la Asociación Fotográfica de Úbeda y Alejandro Martínez Vélez, ganador del III Concurso de Fotografía sobre Derechos Humanos de Amnistía Internacional Andalucía.

El jurado ha destacado de la fotografía ganadora su capacidad evocadora del alto grado de desigualdad de nuestro mundo, en el que unos países devoran todo tipo de productos, especialmente tecnológicos, que desechan muchas veces en estado de uso, mientras en otros países se vive con los desechos, aparentemente inservibles, de los primeros.

La fotografía nos muestra hasta qué punto se da esa interconexión entre ambos mundos, un mundo rico que representan el monitor y la camiseta de Los Angeles Lakers que lleva la única persona nítidamente enfocada en la fotografía, frente a un mundo nebuloso sin un color claro que contrasta con el amarillo limpio e intenso de la camiseta.

Andrés Carrasco Ragel es un periodista aún joven pero experimentado que lleva trabajando más de 25 años como corresponsal gráfico para distintas agencias y diario, entre los que se encuentran la Agencia EFE, Europa Sur, ABC, Agencia Alfaqui, France Press, Diario Sur, El País, revista Entre vecinos; es cofundador de la página www.algecirasnoticias.com y colabora con la organización Cooperación Alternativa.

El premio que ahora recibe no es el único que tiene. Ha sido premiado en una treintena de ocasiones y ha recibido, entre otros muchos, el premio nacional «Ortega y Gasset» de periodismo en la modalidad de fotografía, en 2002, el primer premio Andalucía de Migraciones de la Junta de Andalucía en 2011, el premio Andalucía de Periodismo en 2015 y el primer Premio PhotoAquae 2019 de Hidralia, la Fundación Aquae y National Geographic.

Un comentario en “El algecireño Andrés Carrasco Ragel, ganador del IV Concurso de Fotografía sobre Derechos Humanos de Amnistía Internacional Andalucía.

  1. Enhorabuena al galardonado y al jurado por la alta sensibilización acerca de la desigualdad social que causa esta fotografía .

Comentarios cerrados.