Andalucía
Andalucía

Artículo de María Jesús Monedero en la edición de Diario Córdoba del 25 de mayo de 2020

Help, I need somebody, cantaban los Beatles. SOS, help, son gritos universales de petición de auxilio. Hace muchos años se consideraba que el oír estas peticiones de ayuda desencadenaba una respuesta inmediata. Y en parte es así.

¿Alguien imagina que a quien ayuda lo multaran, le pincharan las ruedas del coche a quien ha recogido un enfermo? En los últimos años, se ha hecho de la compasión un delito. Se ha amenazado, difamado, intimidado, hostigado y castigado en los tribunales a personas que han prestado ayuda a población refugiada y migrante. Open Arms, MSF y otros se han enfrentado a multas e insultos. Ahora nos han ayudado. Leo semanas atrás: «Médicos Sin Fronteras se activa en España para instalar un hospital de emergencia en Madrid por el coronavirus». «Open Arms, al rescate de las residencias de ancianos en Cataluña». Pero «todos» los gobiernos deben dejar de usar #covid como una excusa para evadir sus obligaciones internacionales hacia #refugees#AsylumSeekers Y #migrants (MSF en Tw).

Ayudas cerca. Cuesta seleccionar. Mace, una niña africana de ocho años llegó a Gran Canaria sin ningún pariente ni amigo que la acompañase. Encontró una familia de acogida mientras intentaban localizar a su padre. Comedores sociales, organizaciones solidarias. Quien hace la compra para vecinos, quienes ayudan como pueden. Olvidaré actitudes mezquinas. Taxistas que han hecho viajes gratis. Hemos aplaudimos a quienes trabajan, no solo sanitarios, para que los demás estuviéramos y estemos tranquilos en nuestras casas. Y es maravilloso el trabajo voluntario pero siempre que no supla, no oculte, no sustituya puestos de trabajo dignos que deberían existir. Muchas de las personas que hoy no tienen para comer estaban en empleos precarios, mal pagados, sumergidos.

«Ninguém solta a mão de ninguém», Nadie suelta la mano de Nadie. Cuando nos visitó en Córdoba Marinete da Silva, la madre de Marielle Franco (la concejala asesinada en Río de Janeiro), conocí esta frase que acompaña a un dibujo de dos manos que se unen con una rosa en medio. Tiene una historia que os invito a buscar. Y me gusta porque las manos están en el mismo plano.

Eudal Carbonell (paleontólogo y más) apunta al colapso de la especie humana y asegura que el coronavirus es el último aviso. Un colapso que solo evitará la construcción de una verdadera «conciencia crítica de especie». De especie, no de unos contra otros. A veces recomiendo lecturas. Hoy canciones. No sé si me gusta más Carole King o James Taylor en You’ve Got A Friend. Y en With a little help of my friends ¿los Beatles o Joe Cocker? Quiero despedirme con un sabor dulce.

En la imagen: Maria Isabel Nieto and her son Jesus Anderson receive their lunch, provided to the homeless by a charity organization in Lima, Peru, Thursday, March 26, 2020, on the second week of a government decreed state of emergency that restricts residents to their homes to help contain the spread of the new coronavirus. COVID-19 causes mild or moderate symptoms for most people, but for some, especially older adults and people with existing health problems, it can cause more severe illness or death. © AP Photo/Rodrigo Abd

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *