Madrid
Madrid
0

«Hay que entender la falta de vivienda y transmitirlo en imágenes»

Una de las cinco personas que componen el jurado del concurso de fotografía Derechos en el Objetivo es Luis Melibrán, con quién charlamos sobre el reto de una fotografía descriptiva y la dificultad de atrapa una idea en una imagen

Autora: Ana Pastor, activista del equipo de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Amnistía Internacional Madrid

 

Con más de 30 años de experiencia como fotógrafo profesional, Luis Malibrán es uno de los cinco miembros que componen el jurado del primer concurso de fotografía de Amnistía Internacional Madrid por el Derecho a la Vivienda.

Ha retratado a personajes importantes y celebridades, ha participado en reportajes en todos los dominicales del país, realizado múltiples fashion films y colaborado como director de fotografía en video en cerca de 25 cortometrajes.

Hoy, Luis ha hablado con Amnistía Internacional Madrid sobre el concurso del que es jurado, los retos que plantea y todas sus oportunidades.

 

¿Cómo afrontarías, como fotógrafo, un tema complejo como es el derecho a la vivienda?

Yo me preguntaría ¿qué siente una persona que no tiene cubierta esta necesidad básica? Los que lo tenemos cubierto a veces no lo pensamos. Se puede intentar encontrar una persona que realmente tenga este problema, una persona a la que seguir y, con sensibilidad, fotografiar su situación.

Está claro que para afrontar un tema como el de este concurso hay que empatizar con el problema, colocarse en la situación de esa persona que está pasando por algo tan duro como la falta o pérdida del hogar, entenderlo, entender la necesidad que tiene, e intentar transmitirlo con imágenes.

 

Y, ¿se le podría dar una mirada positiva?

Sí, sí, de hecho, me parece mucho más creativo. Por ejemplo, una imagen de lo que sí supone tener un hogar podría ser una cena entre amigos en casa. Es psicología positiva y nos transmite cómo de bueno es el derecho a la vivienda. Como digo, a veces los que lo tenemos no lo pensamos.

Uno no puede ser positivo con todo, ser naive, pero, en el sentido de la psicología positiva, lo que mostramos es el posible objetivo. Es una forma muy creativa de abordar la cuestión.

Si no se participa, al final todo se queda en una idea en la cabeza que no termina de salir y así no se avanza

Tu fotografía tiene una temática muy diferente a la de este concurso, ¿se puede compaginar lo social y, en este caso, lo publicitario?

Por supuesto. Una cosa es mi trabajo y otra cosa es lo personal. La fotografía es algo de lo que sé, y si a través de ella puedo colaborar y apoyar acciones como estas, genial. Es curioso porque tengo muchos amigos que se dedican a hacer fotoreportajes, temática social, etc. a los que les encanta lo que yo hago, porque es distinto, y a mí en cambio me parece imposible hacer lo que ellos hacen. Los admiro mucho.

 

¿Qué le dirías a la gente para que se anime a participar?

Que no tengan miedo. Muchas veces, aficionados a la fotografía no se presentan a concursos porque se ponen expectativas muy altas, piensan que no van a estar a la altura para el jurado elegido o en comparación con otros concursantes, y creen que lo que hacen no es tan bueno como para poder ganar. Pero yo creo que el hecho de participar te permite comparar con otra gente. No es cuestión de que sean mejores o peores fotos, sino de ver lo que estás contando de una manera diferente a como lo cuenta otra persona. Si no se participa, al final todo se queda en una idea en la cabeza que no termina de salir y así no se avanza. Poder aportar algo diferente a lo que otros están aportando también ayuda a los fotógrafos, aficionados o profesionales, a situar sus fotografías y a conocerse a sí mismos. No es solo una cuestión de hacer comparaciones, sino de ponerse un reto personal.

Si hablamos de aficionados, también se lo pueden tomar como una especie de encargo, por así decirlo. Es algo bueno porque les va a enfrentar y mostrar hasta qué punto han aprendido cosas o se atreven a ponerlas en práctica. Que el resultado final sea bueno es importante, pero tampoco es lo principal, porque al participar pueden contactar con gente y aprender un montón de cosas mejor que quedarse en casa pensando. Hay que salir e intentarlo, porque eso ya es el primer pasito para descubrir todo lo que uno puede hacer y conseguir.

#DerechosEnElObjetivo

#ViviendaEsVida

Para más información: https://blogs.es.amnesty.org/madrid/quienes-somos-nueva/derechos-en-el-objetivo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *