Madrid
Madrid

El grupo local de Amnistía Internacional en Moratalaz comenzó su actividad en educación en derechos humanos del curso 2023-2024 el día 18 de septiembre con una mesa redonda, bajo el título “Luces y sombras del derecho al aborto” , con la presencia de Mayte Cases Egido, de la Comisión por el Derecho al Aborto de Madrid y Sonia Lamas Millán, responsable de comunicación de la Clínica Dator.

Abrió el acto actuando como moderadora Fefa Álvarez , coordinadora de ese grupo local, quién aportó un rápida visión del estado de la cuestión en el mundo basada en la información del Center for Reproductive Rights. Esa información se aportó en un documento a todas las personas asistentes al acto. Se indicó como ese centro tiene la mejor y más actualizada información sobre la legislación específica de cada país. En el mismo documento y en la intervención se trasladó la posición de Amnistía Internacional sobre el derecho al aborto que se puede encontrar resumida en estos tres documentos con sus respectivos enlaces: Datos clave sobre el aborto; ¿Qué está pasando con el derecho al aborto en el mundo? (28 de septiembre de 2022); Bulos, mentiras y mitos en torno al aborto.

A continuación, Mayte Cases, en representación de la Comisión por el Derecho al aborto de Madrid y de la Asamblea del 8M de Moratalaz, señaló que su intervención trataría de resumir el proceso histórico que “las mujeres hemos ido realizando en defensa de nuestro derecho a decidir sobre nuestra vida, nuestros cuerpos y nuestro deseo o no de ser madres” y de ahí el del “movimiento feminista en defensa del derecho a la libertad sexual y reproductiva de las mujeres y personas gestantes, por promover cambios culturales en relación con el derecho al aborto y por su despenalización”. Esa defensa siempre ha estado inserta en la reclamación del derecho a la salud, la educación sexual y reproductiva y la legalización y acceso universal a los anticonceptivos y se resume en el lema: Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto para no morir. Fue repasando las principales movilizaciones y las sucesivas leyes sobre el aborto en España, empezando por la primera ley catalana de 1937 y finalizando por la actual de 2023. Su intervención finalizó concretando lo que se continua reclamando: que el aborto esté fuera del ámbito penal y su práctica se haga en la sanidad pública; asegurar que la objeción de conciencia no suponga una limitación al derecho de las mujeres y asegurar el fin del acoso a las puertas de los centros que realizan la interrupción del embarazo.

Y por último, Sonia Lamas, Responsable de Comunicación de la Clínica Dator, realizó una también interesantísima presentación de la situación real y en ocasiones dramática que viven las mujeres en relación con la interrupción del embarazo. Comenzó señalando cómo “quienes trabajan en las clínicas privadas también defienden que la interrupción del embarazo se realice en la sanidad pública, pero exigiendo que sea con las mismas garantías y cumpliendo los mismos parámetros de calidad asistencial (de acompañamiento, sanitaria, etc.)” que llevan cumpliendo desde hace décadas esas clínicas acreditadas. Explicó que quienes tienen las competencias son las Comunidades Autónomas y cómo ninguna ha hecho las cosas bien al cien por cien, especialmente en relación con la aplicación práctica de lo obligado por la ley del 2010. Aportó muchos ejemplos que se resumen en: no se cumple con lo que se debe en materia de acompañamiento a la gestante; se mantiene una falsa objeción de conciencia pues está basada en que no cuenta en el currículo a los profesionales el tiempo que hayan trabajado en relación con la interrupción voluntaria del embarazo, sea en la sanidad pública, sea en la privada; es la única prestación sanitaria estigmatizada y se ha llegado incluso a que no se incluya en el currículo de las escuelas universitarias de profesionales de la salud, lo que lleva a que no hay relevo; no se permite a las gestantes elegir el método más adecuado a sus circunstancias obviando que el derecho a decidir contempla también bajo qué método puede realizarse esa interrupción del embarazo y prácticamente no se ha hecho nada en materia de formación en salud sexual y reproductiva. Relata situaciones en las que se pone en riesgo la salud de las mujeres y cómo la nueva ley no ha incorporado nada respecto a los comités clínicos, no ha tocado lo relativo al ámbito médico, que, en el fondo, es dónde se decide realmente sobre el diagnóstico, el seguimiento y es especialmente importante e incluso dramático en los casos de posibles enfermedades fetales.

Durante el rico debate varias mujeres aportaron sus experiencias personales y se aclararon muchas dudas.

Desde el grupo Local de Moratalaz queremos dejar constancia de nuestro agradecimiento a las ponentes y a todas las personas que participaron con sus preguntas, comentarios o, sencillamente, con su presencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *