Madrid
Madrid

No hay palabras para expresar la consternación y conmoción por el asesinato de Marielle Franco. Marielle Franco joven, negra y feminista era una concejala y defensora de los derechos humanos que ha sido asesinada esta semana en Río de Janeiro.

Texto: Equipo de América Latina de Amnistía Internacional de Madrid y Equipo de Brasil Amnistía España

Marielle Franco es el ejemplo de esas personas que irradian luz en el mundo y que entregan su vida para defender los derechos humanos de los demás. No lo tuvo fácil en su vida ya que nació y se crió en la favela de Maré, una de las zonas más violentas de la ciudad de Río de Janeiro pero canalizó toda su energía en luchar precisamente contra las injusticias que tuvo que presenciar. En su incorporación a los movimientos de derechos humanos fue clave el vivir de primera mano la muerte de una amiga,víctima de una bala perdida en un tiroteo entre policía y narcotraficantes. Situaciones que a día de hoy se siguen produciendo e incluso han ido aumentando en la ciudad de Río de Janeiro, donde es frecuente que habitantes de las favelas mueran por disparos de las intervenciones que realiza la policía.

Su trayectoria como defensora de derechos humanos la llevó a trabajar en organizaciones de la sociedad civil, como la Fundación Brasil y el Centro de Acciones Solidarias de la favela de Maré. Desde estas asociaciones ha dado la batalla para defender los derechos de las mujeres negras y de los jóvenes de las favelas, destacando por sus actuaciones contra el racismo, la violencia de género y la homotransfobia. Finalmente como integrante del PSOL (Partido Socialismo y Libertad) fue elegida concejala en las elecciones de Río de Janeiro de 2016. Era presidenta de la Comisión de la Mujer y fue una de las impulsoras del movimiento contra el acoso a las mujeres en los carnavales de Brasil.Con la reciente intervención federal en la seguridad pública de Río de Janeiro, había sido nombrada  además relatora de la comisión de investigación y una de las banderas principales de su lucha era la seguridad pública en relación con el respeto por los derechos humanos, denunciando los abusos y ejecuciones policiales.

Desde Madrid los activistas de Amnistía Internacional que llevamos muchos años trabajando por los derechos humanos en Brasil lloramos su pérdida. No tuvimos la suerte de conocerla personalmente pero si a nuestro querido amigo Marcelo Freixo, diputado del PSOL en el Estado de Río y compañero de Marielle que sabemos que está consternado por la pérdida. Él mismo ha sido objeto de amenazas de muerte en muchas ocasiones. Si algo aprendimos de Marcelo Freixo los que le hemos conocido es que cuando estamos en presencia de defensores y defensoras de derechos humanos como ellos, estamos en presencia de seres excepcionales que se juegan la vida por los derechos de los demás. Ellos lo saben, saben que son incómodos para los poderes establecidos y que están en su punto de mira y que cuanto más incómodos sean, más amenazados pueden estar y a pesar de ello siguen en su lucha.

No es casual que  Amnistía Internacional haya lanzado la campaña mundial, Valiente, para intentar detener las muertes y las amenezas que sufren los defensores y defensoras de derechos humanos, están cada vez más en grave peligro por su labor. En 2016 murieron 281 frente a 156 en 2015.

No queremos acabar sin incluir las palabras que sobre Marielle Franco nos traslada nuestra querida compañera de Amnistía Internacional de Brasil, Renata Neder, que conocía personalmente a Marielle y nos la describe así: “ Marielle era una persona de mucha energía, una sonrisa contagiante, nos llevaba hacia arriba y adelante. Inspiración para millares de personas. Una pérdida enorme e incalculable para el movimiento de derechos humanos en Río y en Brasil. Además, una amiga querida y una madre maravillosa”

Marielle, gracias por ser Valiente, gracias por tu lucha por los derechos humanos. Intentaremos que tu vida y la fuerza que dejaste a tu paso no queden en el olvido y que consigamos entre todos por fin construir un mundo más justo, libre de violaciones de derechos humanos.

Marielle Franco, presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *